Artículo de información

José Carlos Botto Cayo y Abel Marcial Oruna Rodríguez

8 de marzo del 2024

Charlie Chaplin fue un reconocido actor, director, escritor y compositor británico que alcanzó fama mundial en el cine durante la era del cine mudo. Su emblema fue el personaje conocido como el Vagabundo, caracterizado por su singular apariencia con sombrero de bombín, bastón y bigote delgado.

Chaplin surgió de orígenes humildes y una infancia difícil marcada por la pobreza. A pesar de estos inicios adversos, logró convertirse en una figura fundamental en el desarrollo del cine cómico y la pantomima cinematográfica. Sus películas como “El Chico”, “El Circo” y “Tiempos Modernos” combinaban elementos de humor físico con críticas sutiles sobre temas sociales, reflejando las experiencias de la clase trabajadora y los menos favorecidos.

Orígenes humildes y una infancia difícil

Charlie Chaplin nació en algún momento de 1889 en Walworth, un distrito obrero de Londres. Sus padres fueron Charles Chaplin y Hannah Harriet Pedlingham Hill, ambos artistas de variedades con trabajos inestables. La fuente señala que su padre abandonó el hogar cuando Charlie era muy pequeño debido a su alcoholismo (Robinson, 2011).

La familia vivía en la pobreza y se veían obligados a mudarse constantemente, incluso alojándose en hospederías para indigentes en ocasiones. Cuando Charlie tenía 7 años, su madre sufrió una crisis nerviosa y tuvo que ser internada en un psiquiátrico, dejando a Charlie y a su hermano mayor Sydney prácticamente desamparados, separados y alojados en instituciones para niños pobres por un tiempo.

Durante su niñez, Chaplin experimentó de cerca las penurias de la extrema pobreza y el hacinamiento de los barrios londinenses. A los 9 años ingresó a una escuela para niños desfavorecidos donde recibió una educación básica. Desde muy pequeño, realizó diversos trabajos como repartidor de periódicos y vendedor callejero para contribuir a los ingresos familiares (Robinson, 2011).

La ausencia del padre, la enfermedad mental de la madre y la inestabilidad en el hogar marcaron profundamente la infancia de Charlie Chaplin. Sin embargo, también se menciona que estas dificultades forjaron su carácter resiliente y su conexión con las clases trabajadoras, algo que luego plasmó en sus populares películas cómicas con crítica social (Robinson, 2011).

Primeros éxitos en teatro y music-halls londinenses

Desde niño, Chaplin mostró su talento para el entretenimiento presentando espectáculos callejeros de comedia física y pantomimas en los barrios londinenses. A los 8 años, ingresó a la compañía infantil Eight Lancashire Lads, donde hizo sus primeras actuaciones formales sobre los escenarios, según las fuentes de Eutopías y Espaço Acadêmico (Júnior, 2019).

Conforme fue creciendo, Chaplin se fue abriendo camino en el popular circuito de los music-halls británicos. Se presentaba regularmente en estos espectáculos de variedades, desarrollando un repertorio de comedia gestual, acrobacias cómicas y actuaciones humorísticas que lo hicieron famoso entre el público londinense (Júnior, 2019).

Estas tempranas experiencias en el teatro y los music-halls fueron fundamentales para que Chaplin puliera su estilo de comedia física y creara los personajes cómicos que más tarde lo encumbrarían en el cine mudo. Sobre los escenarios de Londres, gestó y perfeccionó su emblemática caracterización del Vagabundo antes de emigrar a Estados Unidos en 1913 (Júnior, 2019).

La migración de Charlie Chaplin a Estados Unidos y sus inicios

En 1910, Charlie Chaplin, a la edad de 21 años, abandonó Inglaterra y se embarcó en un viaje hacia los Estados Unidos, atraído por las oportunidades que ofrecía la incipiente industria del cine en Hollywood. Había adquirido experiencia actuando en el circuito de vodevil británico, pero anhelaba un escenario más amplio para su talento (Moskwa, 2019).

Tras su llegada, Chaplin se unió a la compañía de variedades Fred Karno, con la que realizó una extensa gira por América del Norte. Fue durante esta gira cuando desarrolló su emblemático personaje de “El Vagabundo” (The Tramp), con su inconfundible atuendo de pantalones anchos, zapatos demasiado grandes, chaqueta ajustada, sombrero de copa y bastón. Este personaje se convertiría en su sello distintivo y lo elevaría a la fama internacional (Moskwa, 2019).

En 1913, Chaplin firmó un contrato de un año con Mack Sennett para actuar en las comedias cortas de la compañía Keystone. A pesar de las duras condiciones de trabajo y el modesto salario, esta experiencia le permitió perfeccionar su arte de la comedia física y adquirir una valiosa experiencia en la naciente industria del cine. Sus payasadas y actuaciones cómicas cautivaron al público, y pronto se convirtió en una estrella emergente.

En 1915, Chaplin se unió a Essanay Studios, donde comenzó a ganar más control creativo sobre sus películas. Fue aquí donde produjo algunas de sus primeras obras maestras cortas, como “The Tramp” (1915) y “The Bank” (1915), que consolidaron su fama como uno de los cómicos más talentosos del cine mudo. Su éxito en Essanay le abrió las puertas a contratos más lucrativos con otros estudios, lo que le permitió eventualmente fundar su propia compañía de producción (Moskwa, 2019).

La fundación de United Artists y el cine independiente de Chaplin

En 1919, después de haber trabajado con varios estudios como Keystone, Essanay y Mutual, Charlie Chaplin firmó un contrato innovador con First National que le otorgó un nivel sin precedentes de control creativo sobre sus películas. Este acuerdo representó un hito en su carrera al permitirle libertad artística y mejores condiciones financieras (Kohn, 2005).

Aprovechando este nuevo estatus, Chaplin cofundó junto con Mary Pickford, Douglas Fairbanks y D.W. Griffith la compañía United Artists en 1919. Esta productora independiente les brindó la capacidad de mantener el control total sobre sus propias obras cinematográficas, evitando las restricciones impuestas por los grandes estudios de Hollywood (Kohn, 2005).

Con United Artists, Chaplin pudo dedicarse a la realización de largometrajes más ambiciosos como “The Kid” (1921), “A Woman of Paris” (1923) y “The Gold Rush” (1925). Estas cintas establecieron el estilo cinematográfico distintivo de Chaplin, combinando comedia física con momentos de profundidad emocional y comentarios sociales sutiles (Kohn, 2005).

La libertad creativa que disfrutó en United Artists permitió a Chaplin controlar todos los aspectos de la producción, desde el guión hasta la edición final. Esto lo convirtió en uno de los cineastas más influyentes e innovadores de la era del cine mudo, capaz de plasmar su visión artística de manera inigualable (Kohn, 2005).

El ingreso de Chaplin al cine sonoro con “El gran dictador”

A finales de la década de 1930, el cine mudo llegó a su fin con la llegada del sonido. Chaplin se resistió inicialmente a esta transición, pero finalmente se vio obligado a adaptarse a los nuevos tiempos para mantener su relevancia en la industria cinematográfica (Robinson, 2011).

En 1940, Chaplin estrenó “El gran dictador”, su primera película sonora y una sátira mordaz contra el nazismo, el fascismo y la figura de Adolf Hitler. Esta cinta representó un gran desafío técnico y creativo para Chaplin, quien tuvo que aprender a incorporar el diálogo y los efectos de sonido en su estilo visual y físico (Robinson, 2011).

A pesar de las dificultades iniciales, “El gran dictador” fue un éxito tanto comercial como crítico. La película permitió a Chaplin abordar temas políticos y sociales de una manera más directa que en sus trabajos anteriores, combinando su talento cómico con un mensaje antifascista contundente (Moskwa, 2019).

Con “El gran dictador”, Chaplin demostró su capacidad para evolucionar y adaptarse a los cambios en la industria cinematográfica. La película marcó su exitosa transición al cine sonoro y estableció su reputación como un artista comprometido con causas sociales y políticas relevantes (Moskwa, 2019).

Los últimos años y fallecimiento de Charlie Chaplin

Después del éxito de “El gran dictador”, Chaplin continuó produciendo y dirigiendo películas que abordaban temas sociales y políticos. En 1947 estrenó “Monsieur Verdoux”, una sátira sobre la guerra y el capitalismo que generó controversia. Dos años después llegó “Candilejas”, su última película en Hollywood antes de partir al exilio (Fernández, 2004).

En 1952, durante una gira por Londres, Chaplin se vio envuelto en un escándalo político cuando se le negó la entrada a Estados Unidos bajo sospechas de simpatizar con el comunismo. Este incidente lo llevó a establecerse en Suiza, donde viviría durante los siguientes 20 años como un expatriado (Fernández, 2004).

A pesar del exilio autoimpuesto, Chaplin no se retiró del cine. En 1957 estrenó “Un rey en Nueva York”, una comedia satírica que reflejaba su propia situación como expatriado. Su última película fue “La condesa de Hong Kong” en 1967, a los 77 años de edad (Fernández, 2004).

Charlie Chaplin falleció el 25 de diciembre de 1977 en Vevey, Suiza, a la edad de 88 años. Su legado como uno de los más grandes artistas del cine ha trascendido generaciones y sigue siendo admirado por su talento, innovación y capacidad para combinar el humor con profundos comentarios sociales (Fernández, 2004).

Referencias

Fernández, T. y. (20 de Setiembre de 2004). Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica. Obtenido de Charles Chaplin. Biografía: https://www.biografiasyvidas.com/monografia/chaplin/

Júnior, S. (2019). Canto ao homem do povo Charlie Chaplin: os humilhados serão exaltados. Espaço Acadêmico, vol. 19, 201-211.

Kohn, I. (2005). Charlie Chaplin, La stella più luminosa . Italia: French edition .

Moskwa, M. (2019). Charlie Chaplin – osobowość kina. ANALIZY I INTERPRETACJE DYDAKTYKA POLONISTYCZNA NR 5 (14), 201-213.

Robinson, D. (2011). Chaplin: Uma Biografia Definitiva. Brasil: NOVO SÉCULO.