Artículo de información

José Carlos Botto Cayo y Abel Marcial Oruna Rodríguez

29 de noviembre del 2023

Marco Aurelio es recordado como uno de los emperadores más destacados y admirados del Imperio Romano. Su figura simboliza las virtudes del estadista sabio, ecuánime y comprometido con el bien común. Incluso siglos después de su muerte, su legado personal y político sigue siendo fuente de inspiración.

Sin embargo, detrás de esta aureola casi legendaria que rodea ahora a Marco Aurelio, hubo también un ser humano complejo que debió afrontar enormes desafíos y tribulaciones. Lejos de cualquier idealización simplista, la suya fue una historia marcada tanto por la gloria como por el sufrimiento, la enfermedad y las pérdidas personales.

Este artículo busca precisamente mostrar al hombre que hubo detrás del mito, revelando las luces y sombras de su personalidad. Para ello se recorrerá su trayectoria desde sus años de formación hasta su consagración como emperador filósofo, prestando especial atención a aquellos pasajes más íntimos.

Historia

Marco Aurelio nació en Roma en el año 121 d.C. en una familia acomodada de la aristocracia senatorial romana (Fernández, 2004). Desde joven fue un estudiante brillante y “mostró una dedicación absoluta a las letras y una memoria prodigiosa” (Martínez Fernández, 2022). Su tío Antonino Pío, quien era emperador, se encargaría personalmente de supervisar su educación. Marco Aurelio creció rodeado no solo de tutores griegos y latinos, sino del círculo intelectual que Antonino Pío había reunido en Roma.

A los 17 años adoptó el atuendo senatorial, iniciando así su carrera política bajo la protección de Antonino. Poco después contrajo nupcias con Fabia, hija de un senador romano, con quien tuvo varios hijos aunque “ninguno de ellos le dio motivos para el orgullo” (Fernández, 2004). Su prestigio político y literario fue en rápido ascenso, hasta que a la muerte de Antonino Pío es nombrado Cónsul de Roma, el primer paso antes de ser designado Emperador junto a Lucio Vero.

Como emperador, Marco Aurelio buscó “instituir un gobierno más humano y justo. Prohibió la tortura de los esclavos acusados de delitos y mejoró la condición de las mujeres y los niños pobres de Roma” (Martínez Fernández, 2022). Empero, constantemente debió batallar contra las invasiones bárbaras en las fronteras del Imperio, pasando la mayor parte de su gestión en campañas militares para defender los territorios romanos.

Marco Aurelio: el emperador filósofo

Pese a sus virtudes como estadista y militar, paradójicamente Marco Aurelio pasaría a la historia sobre todo por sus dotes como pensador y su vasta producción literaria. Entre sus obras destacan los 12 libros de Meditaciones, una recopilación de sus reflexiones personales sobre asuntos morales y espirituales, escritas hacia el final de su vida (R. Birley, 2019).

En sus Meditaciones están plasmadas magníficamente las enseñanzas del estoicismo, doctrina que tanto influyó en el pensamiento de Marco Aurelio. Sus ideas sobre la virtud, la ética, el deber y el buen vivir lo consagraron como uno de los más insignes filósofos de la antigüedad clásica. Incluso hoy sus escritos siguen siendo una fuente de sabiduría muy apreciada (R. Birley, 2019).

Otro rasgo distintivo de la personalidad de Marco Aurelio fue su profunda religiosidad. Aunque educado en los preceptos tradicionales romanos, mostró especial inclinación por las creencias y los rituales orientales, en particular del culto solar persa de Mitra. Esta fe mística y esotérica, que combinaba elementos astrológicos y mesianicos, caló hondo en el emperador (R. Birley, 2019).

La filosofía estoica de Marco Aurelio

La obra de Marco Aurelio está profundamente influenciada por los preceptos de la escuela filosófica estoica, corriente de la que fue un gran exponente y divulgador desde el poder imperial. Los estoicos enfatizaban en el autocontrol, la virtud y el deber por encima de las pasiones como llaves para alcanzar una vida próspera, justa y feliz (Daza Martínez, 1984).

De hecho, la doctrina estoica impregnó por completo la forma de pensar y actuar de Marco Aurelio, al punto que él se consideraba ante todo un filósofo que por azares del destino había terminado gobernando el Imperio. Como estadista buscó gobernar aplicando los ideales del estoicismo, cuyos principios éticos y morales plasmó magníficamente en sus famosas Meditaciones (Daza Martínez, 1984).

En ese sentido, Marco Aurelio predicaba con el ejemplo, enfrentando las adversidades y sinsabores del poder con entereza y sin quejarse. En sus actos demostraba las virtudes estoicas del desapego, la sobriedad, la justicia, la compasión por el prójimo y la aceptación serena de aquello que no puede cambiarse (Daza Martínez, 1984).

Incluso en sus campañas militares buscó mitigar los estragos sobre la población civil, mejorar las condiciones del ejército y juzgar a los derrotados con ecuanimidad y misericordia. Una ética del deber que le granjeó el respeto y afecto tanto de amigos como de enemigos (Daza Martínez, 1984).

La etapa final 

Los últimos años de Marco Aurelio estuvieron llenos de sinsabores. Sus problemas de salud se agravaron, al punto que debió acompañarse permanentemente de médicos en sus campañas militares (Fernández, 2004). Asimismo, la peste antonina diezmaba las legiones y la propia familia imperial sufrió la devastadora muerte de su emperatriz Faustina y su amado hijo Commodo (Martínez Fernández, 2022). Aun así, el sentido del deber hizo que Marco Aurelio continuará incansable liderando al ejército en las interminables Guerras Marcomanas para defender Roma. Finalmente, en 180 d.C. la enfermedad terminaría venciéndolo durante una campaña en Vindobona. Tenía apenas 58 años, pero su prestigio como estadista, militar y filósofo era inmenso entre romanos y bárbaros por igual. Poco después el Senado lo declararía divus, convirtiéndolo en el primer emperador deificado por sus propios méritos y virtudes (R. Birley, 2019). Un extraordinario colofón para quien es considerado el último de los Cinco Buenos Emperadores.

Referencias

Daza Martínez, J. (1984). Ideología y política en el emperador Marco Aurelio. Alicante: Universidad de Alicante. Departamento de Prehistoria, Arqueología, Historia Antigua, Filología Latina y Filología Griega.

Fernández, T. y. (17 de Abril de 2004). Biografias y vidas. Obtenido de Biografia de Marco Aurelio: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/marco_aurelio.htm

Martínez Fernández, I. (11 de Diciembre de 2022). Alejandra de Argos. Obtenido de Marco Aurelio: Biografía, Pensamiento y Obras: https://www.alejandradeargos.com/index.php/es/completas/42-filosofos/41951-marco-aurelio-vida-pensamiento-y-obras

  1. Birley, A. (2019). Marco Aurelio: Retrato de un emperador romano y justo. Barcelonsa: RBA Libros y publicaciones.