Artículo de información

José Carlos Botto Cayo y Abel Marcial Oruna Rodríguez

21 de octubre del 2023

La figura de Napoleón Bonaparte (1769-1821) representa uno de los períodos más convulsos pero fascinantes de la historia de Francia y Europa. En pocos años, este brillante estratega y carismático líder pasó de ser un joven oficial de artillería a coronarse como Emperador de los franceses y controlar gran parte del continente. Sus fulgurantes campañas militares cambiaron el mapa geopolítico europeo e influyeron en la política mundial durante décadas. Sin embargo, la ambición desmedida de Napoleón terminó volviéndose en su contra, precipitando su caída en la épica Batalla de Waterloo.

La vida de Napoleón estuvo marcada por su formación militar, su ascenso al poder en el turbulento contexto de la Revolución Francesa y su consolidación como gobernante absoluto mediante reformas internas y expansiones externas. Sus grandes victorias se vieron opacadas por errores estratégicos garrafales, como la desastrosa invasión napoleónica de Rusia en 1812 que diezmó a la Grande Armée. Tras su regreso del exilio y los Cien Días de gobierno, la derrota final en Waterloo en 1815 lo llevó al destierro permanente. Más allá de hitos y hazañas, la trayectoria de Napoleón representa un eterno dilema entre las cualidades y defectos que conlleva el ejercicio del poder sin límites.

Historia

Napoleón Bonaparte nació el 15 de agosto de 1769 en Ajaccio, capital de la isla de Córcega. Proveniente de una familia de la nobleza local, a los 9 años ingresó a la escuela militar de Brienne en Francia continental. Posteriormente fue admitido en la prestigiosa École Militaire de París, recibiendo en 1785 su comisión como subteniente de artillería en el regimiento de La Fère. Durante este periodo continuó su formación como artillero, mostrando gran interés en matemáticas y estrategia militar (De Norvins, 1829).

En 1793, con 24 años, Napoleón obtuvo su primer mando militar relevante como jefe del asedio a la ciudad de Toulon, tomada por los británicos. Su victoria sobre los ingleses le valió un rápido ascenso a General de Brigada. Este fue el inicio de una fulgurante carrera que, en tan solo 6 años, lo llevaría de oficial de artillería a comandante en jefe del Ejército del Interior francés. Su formación militar y sus dotes de estratega fueron fundamentales para sus victorias en campañas posteriores (De Norvins, 1829).

La Revolución Francesa

Napoleón inició su ascenso en la Revolución Francesa con su participación en el asedio de Toulon en 1793. Esta ciudad había sido tomada por los realistas y los británicos, por lo que Napoleón fue nombrado comandante del asedio. Logró recuperar Toulon para la República, lo que le valió un rápido ascenso a General de Brigada (Solares, 2008).

En 1795, Napoleón fue llamado a Paris para sofocar una revuelta realista. Reprimió violentamente esta sublevación, lo que le ganó el ascenso a comandante en jefe del Ejército del Interior. Con este cargo dirigió la Campaña de Italia entre 1796 y 1797, donde obtuvo importantes victorias que le dieron gran notoriedad. Luego encabezó la campaña a Egipto y Siria entre 1798 y 1799, aunque no logró los resultados esperados (Solares, 2008).

Golpe de Estado del 18 de Brumario

El 9 de noviembre de 1799, Napoleón Bonaparte perpetró un golpe de estado que acabó con el Directorio e inauguró el periodo del Consulado, con Bonaparte como Primer Cónsul. Las continuas crisis económicas y políticas del Directorio habían debilitado al régimen. Napoleón aprovechó esto para ejecutar el golpe con la complicidad de importantes políticos como Sieyès (Camino Rodríguez, 2022).

La mañana del 9 de noviembre, Napoleón reunió a sus generales y les aseguró que contaba con el apoyo del Consejo de Ancianos, una de las cámaras legislativas. Mientras, sus hombres ocupaban posiciones estratégicas en París. Esa noche, tras disolver el Consejo de los Quinientos, la otra cámara legislativa, Napoleón pudo instaurar el nuevo régimen consular con él a la cabeza (Camino Rodríguez, 2022).

El golpe del 18 de Brumario inauguró el ascenso de Napoleón al poder absoluto. En pocos años pasaría de ser un general victorioso a gobernar Francia como césar. Gracias a maniobras políticas y al uso de la fuerza militar, Napoleón pudo capitalizar el descontento con el Directorio e imponerse como el hombre fuerte que Francia necesitaba en ese convulso periodo (Camino Rodríguez, 2022).

Emperador de Francia

En 1804, tras un plebiscito, Napoleón es coronado emperador de los franceses, consolidando el poder absoluto. Durante su mandato llevó a cabo importantes reformas administrativas con la creación de los prefectos, el Consejo de Estado y el control centralizado. También impulsó el Código Civil, estableciendo un marco jurídico moderno (Dumas, 2022).

En el plano militar, Napoleón logró grandes victorias sobre las potencias europeas que se le oponían. En 1805 derrotó a Austria en Austerlitz, considerada una de sus mayores hazañas estratégicas. Luego aplastó a Prusia en Jena-Auerstädt en 1806. En 1807 firmó la Paz de Tilsit con el zar Alejandro I de Rusia (Dumas, 2022).

Para debilitar económicamente a Inglaterra, su mayor enemiga, Napoleón decretó el bloqueo continental en 1806, prohibiendo el comercio europeo con los británicos. Así extendió su control a Europa, integrando a gran parte del continente en el Imperio Francés o en estados satélites (Dumas, 2022).

El poderío militar y el ingenio político de Napoleón le permitieron coronarse emperador y derrotar a las monarquías tradicionales. Con el bloqueo continental buscaba asfixiar económicamente a Inglaterra, su mayor obstáculo, y extender la influencia francesa. Pero las continuas guerras terminarían por debilitar su Imperio (Dumas, 2022).

Errores estratégicos de Napoleón

A pesar de las advertencias sobre los peligros de adentrarse en Rusia, Napoleón estaba convencido de su superioridad militar y estratégica. Ridiculizó a quienes le advirtieron sobre el general Invierno y el desastre que se avecinaba. Esta arrogancia, sumada a su obsesión por debilitar económicamente a los ingleses, nubló su juicio y lo llevó a cometer errores fatales que diezmarían a la Grande Armée (Marchena, 2021).

Tras darse cuenta de la magnitud de la derrota, Napoleón abandonó apresuradamente a sus diezmadas tropas para regresar a la seguridad de París. Durante los 14 días que duró su viaje en trineo, su mayor preocupación fue su aumento de peso, una frivolidad insultante considerando el sufrimiento de sus soldados. Pese a la desesperada situación militar, a Napoleón solo le importaba recuperar su autoridad en las Tullerías y salvar su dinastía, aun a costa de traicionar a sus propios hombres (Marchena, 2021).

Tras casi un año de exilio en la isla de Elba, Napoleón se mantenía al tanto de la situación política en Francia y Europa. El descontento popular con la restauración borbónica y las tensiones entre potencias en el Congreso de Viena le brindaron la oportunidad perfecta para intentar recuperar el poder. Aprovechando la escasa vigilancia en la isla, Napoleón reunió en secreto a unos 600 hombres y se hizo a la mar el 26 de febrero de 1815 con destino a Francia. Sus espías le habían advertido de posibles planes para deportarlo o asesinarlo, por lo que no podía perder tiempo en poner en marcha su regreso (Otero, 2021).

La campaña de los Cien Días

Tras desembarcar cerca de Antibes el 1 de marzo, Napoleón inició una rápida marcha hacia París. Su carisma y la debilidad de los Borbones hicieron que sus fuerzas aumentaran considerablemente en pocos días. El 20 de marzo entró triunfalmente en la capital, de donde había huido Luis XVIII, dando inicio al periodo conocido como los Cien Días. Pero la situación política y militar de Napoleón seguía siendo frágil. Viéndose forzado a combatir, su derrota final en la Batalla de Waterloo el 18 de junio precipitó su segunda abdicación y posterior exilio a la isla de Santa Elena (Otero, 2021).

La derrota definitiva de Napoleón

La Batalla de Waterloo, librada el 18 de junio de 1815, marcó la derrota definitiva de Napoleón Bonaparte a manos de los ejércitos británico y prusiano liderados por el Duque de Wellington y von Blücher. Tras un día de intensos combates, las fuerzas napoleónicas fueron vencidas, poniendo fin a los Cien Días de Napoleón en el poder y a sus ambiciones de recuperar su imperio. La magnitud de la derrota en Waterloo y la posterior captura de Napoleón lo llevaron al exilio final en Santa Elena (Tambucci, 2023).

El equilibrio de poderes en Europa

Tras la caída de Napoleón, se reconfiguró el mapa geopolítico europeo a través de los acuerdos del Congreso de Viena. Se buscó restablecer el equilibrio de poder entre las monarquías europeas para evitar que surgiera un poder hegemónico como el imperio napoleónico. Esto tuvo consecuencias de gran alcance en la política europea durante el siglo XIX, promoviendo la multipolaridad entre las potencias del continente. La derrota de Napoleón resultó clave para gestar este nuevo equilibrio (Tambucci, 2023).

Muerte de Napoleón

Según la versión oficial, Napoleón murió el 5 de mayo de 1821 en la isla de Santa Elena producto de un cáncer de estómago. Los doctores Antommarchi y Arnott, presentes en sus últimos días, registraron en el acta de defunción que la causa fue un “cáncer al píloro”. Esta versión fue aceptada durante décadas, aunque siempre existieron teorías de que pudo haber sido envenenado por los británicos (G.M., 2023).

Un estudio de 2014 reveló elevados niveles de arsénico en los cabellos de Napoleón. Esto llevó a plantear la teoría de que sufrió una intoxicación crónica por ingerir accidentalmente arsénico al beber vino en botellas selladas con compuestos que contenían este elemento. Si bien no hay pruebas de un envenenamiento deliberado, Napoleón pudo haberse envenenado sin saberlo con esta sustancia, lo que derivó en su deterioro físico y posterior muerte (G.M., 2023).

Referencias

Camino Rodríguez, B. (14 de Mayo de 2022). Jesus Vico. Obtenido de Golpe de Estado del 18 de brumario, 9-10 de noviembre de 1799: https://www.jesusvico.com/blog/golpe-de-estado-del-18-de-brumario-9-10-de-noviembre-de-1799/

De Norvins, M. (1829). Historia de Napoleon tomo I. Calle Vaugirard: Durey, librero – Editor.

Dumas, A. (19 de Mayo de 2022). Colonial tours. Obtenido de Napoleón: https://www.colonialtours.com/ebook/ebooks/NapoleonAlexandreDumas.pdf

G.M., A. (31 de Marzo de 2023). Historia national geographic. Obtenido de Napoleón no fue envenenado, se envenenó él mismo sin saberlo: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/napoleon-no-fue-envenenado-se-enveneno-el-mismo-sin-saberlo_18997

Marchena, D. (22 de Octubre de 2021). La vanguardia. Obtenido de Napoleón, en Rusia: “Estoy engordando”: https://www.lavanguardia.com/comer/20211022/7783731/napoleon-rusia-engordando.html

Otero, N. (21 de Enero de 2021). Muy interesante. Obtenido de Los Cien Días: la vuelta al poder de Napoleón Bonaparte: https://www.muyinteresante.es/historia/35361.html

Solares, E. (2008). La Revolución Francesa. Guatenala: Universidad de San Carlos de Guatemala.

Tambucci, O. (14 de Agosto de 2023). billiken. Obtenido de Campaña de Waterloo: origen, causas y consecuencias: https://billiken.lat/para-tus-tareas/campana-de-waterloo-origen-causas-y-consecuencias/