Desde el inicio de la pandemia, esta prueba de descarte COVID-19 ha sido asociado como una experiencia dolorosa, similar a si algo ‘llegara’ hasta el cerebro.

Si últimamente hay una sensación en común que muchos han experimentado esa es la prueba del hisopado para detectar COVID-19. Entre las tantas descripciones se asocia a este descarte como una experiencia dolorosa, similar a la sensación de que algo ‘llega’ hasta el cerebro, lo que genera una aversión y un impulso al rechazo.

Desde el inicio de la pandemia y en medio de todas las olas de contagio que ha soportando el país, la mayoría de población se ha realizado al menos una prueba de descarte COVID-19 en establecimientos públicos o privados.

Sin embargo, esta particularidad de usar el hisopado (hisopo) se da principalmente en dos: la prueba molecular (PCR) y la de antígenos.

¿Qué diferencia a una prueba molecular de una de antígenos?

Se detalla que las pruebas moleculares detectan el material genético del virus (RNA), es decir, al virus mismo, en las muestras de mucosa nasal o mucosa oral que se toman a los pacientes. Este tipo de pruebas son confiables, pero necesitan de un laboratorio para obtener sus resultados.

En cambio, las pruebas de diagnóstico rápido basadas en antígenos también detectan al virus, pero estas no buscan el material genético, sino identifican las proteínas que se encuentran en la parte externa. Esta muestra se toma mediante un hisopado nasofaríngeo y el resultado se obtiene en menos de media hora, pues no requiere de un laboratorio para su procesamiento.

De acuerdo a un artículo del The New York Times, al principio de la pandemia del COVID-19 se utilizó el hisopado nasofaríngeo o hisopado nasal profundo de forma general en la población. Esto porque el método funcionaba en las pruebas de la influenza y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAG).

Según una revisión de estudios publicada en julio en la revista científica PLOS One, los hisopados nasofaríngeos tienen una precisión del 98 %; los hisopos poco profundos tienen una eficacia del 82 al 88 % y los hisopados de la parte media del cornete tienen un desempeño similar”, informa el TNYT.

¿Se sigue usando el hisopado nasofaríngeo en pruebas moleculares (PCR)?

“Digamos que una es el hisopado para prueba molecular y otra para la prueba de antígeno, esas dos tienen correlación con el hisopado. (El hisopado nasofaríngeo) es el más profundo pero va a depender de las marcas (por el tamaño del hisopo), este puede ser incómodo porque se introduce por la fosa nasal y tienes que hacer que el hisopo se doble para que ingrese más a fondo a fin de llegar a la faringe”, explica Oscar Escalante Maldonado, director de la Dirección Ejecutiva de Enfermedades Transmisibles del INS.

Oscar Escalante precisa que cuando se trata de pruebas moleculares, actualmente, los establecimientos públicos del Ministerio de Salud (Minsa) no “utilizan este tipo de pruebas (nasofaríngeos) para evitar la invasión del paciente.

Por el contrario, “se suele hacer con dos hisopos (nasal y oral), uno que va a la fosa nasal hasta las paredes y otro que entra por la boca para tocar la faringe”.

Detalla que son dos hisopos para las pruebas moleculares y solo uno para las de antígenos, siendo estas últimas aún vigentes en centros médicos, laboratorios privados o comercializadas en los conocidos autotest COVID que se encuentran en farmacias autorizadas.

De las pruebas de antígenos son estas más rápidas con las que en 30 minutos tienes resultados. Y esta prueba tiene un solo hisopo que dependiendo del fabricante puede ser solo nasal o nasofaríngeo (…) El hisopo que es nasofaríngeo está diseñado para doblarse, en cambio el otro no se debería doblar porque puede romperse”, especifica Escalante.

Otro detalle es que cada marca (de prueba COVID) detalla si se usa como un hisopado nasal, nasofaríngeo o también orofaríngeo (vía bucal). “Cada proveedor remite sus especificaciones técnicas en el producto y pone el procedimiento de la prueba. Dependiendo de la marca que se adquiera puede haber algunas variaciones, lo importante es que nosotros referimos los niveles de sensibilidad o especificidad que la prueba debe dar”, precisa Escalante.

“Nosotros hacemos una gran convocatoria de estos hisopos y no necesariamente una sola empresa tiene la cantidad requerida. Podemos tener varias marcas y conforme ingresan las vamos distribuyendo, pero no es que seleccionemos a quien le damos tal porque todas las pruebas funcionan bien”, indicó.

¿La efectividad depende de la profundidad del hisopo?

Sobre si la efectividad de estas pruebas (moleculares o antígeno) depende de la profundidad en que se introduce el hisopo a la fosa nasal, Escalante señala que no necesariamente.

“No tiene que ver, lo que pasa es que cada una de las pruebas utilizan estilos diferentes e incluso ahora hay pruebas comerciales que son de saliva. Cada una de estas pruebas han sido validadas y bajo esas condiciones como el tamaño de hisopo, profundidad de la muestra y es lo que garantiza que la prueba tenga una buena eficiencia”, añade.

Otro factor, no mayor pero muy importante, es la habilidad del personal médico al momento de realizar la prueba con hisopado. “Como cualquier examen, es importante la habilidad del personal médico. Pero, ya tenemos varios años haciendo este tipo de pruebas y hacemos capacitaciones para que puedan tomar pruebas correctamente”, indica Escalante.

Estudios

Según lo referido por Bill Gates, en su libro ‘Cómo evitar la próxima pandemia’, la Red de Evaluación del Coronavirus de Seattle (Estados Unidos), o Scan, por sus siglas en inglés, se topó con una investigación local que aseguraba la efectividad de los hisopados no profundos.

“SCAN recibió un fuerte espaldarazo de otro grupo de investigadores locales, que demostró a los reguladores del gobierno que hacer girar un hisopo de la parte poco profunda de las fosas nasales producía resultados tan buenos como esas exploraciones a fondo que cosquilleaban el cerebro y que se necesitaban para otras pruebas de COVID-19. Eso supuso un avance importante, porque permitió que la gente tomara sus propias muestras, mientras que el sistema anterior requería la intervención de un profesional sanitario″, menciona el citado libro.

¿Cómo tomar correctamente una prueba de hisopado (nasal o nasofaríngeo)?

Hisopado Nasofaríngeo

  • Explicar al paciente el procedimiento a realizar. (El personal debe consultar al paciente si presenta secreciones nasales y sugerir la limpieza de las fosas nasales).
  • Poner la cabeza del paciente en un ángulo de 70° mirando hacia arriba. En el caso de los menores de edad, el padre, la madre o apoderado debe sujetar la cabeza y brazos del menor.
  • Solicitar al paciente que coloque su mascarillas por debajo de la nariz sujetándola de las bandas elásticas y cubriendo la boca o en su defecto usar pañuelos o papel toalla para cubrirla
  • Introducir el hisopo suavemente en una de las fosas nasales, deslizándolo por el piso de la fosa nasal hasta tocar la pared posterior de la faringe.
  • Frotar suavemente la faringe haciendo girar el hisopo y dejándolo adentro por unos 10 segundos, o según indicación del inserto.
  • No introducir el hisopo hacia arriba, siguiendo la forma de nariz;
Hisopado nasofaríngeo. (Foto: Minsa)
Hisopado nasofaríngeo. (Foto: Minsa)

Hisopado nasal

  • Explicar al paciente el procedimiento a realizar. (El personal debe consultar al paciente si presenta secreciones nasales y sugerir la limpieza de las fosas nasales).
  • Ubicar la cabeza del paciente levantando su mentón en un ángulo de 70°.
  • Solicitar al paciente que coloque su mascarillas mascarilla por debajo de la nariz sujetándola de las bandas elásticas y cubriendo la boca o en su defecto usar pañuelos o papel toalla para cubrirla
  • Introducir el hisopo por una de las fosas nasales, aproximada de 1 a 2,5 cm de profundidad.
  • Frotar la pared de la fosa nasal, realizando rotaciones durante unos 10 a 15 segundos.
Hisopado nasal. (Foto: Minsa)
Hisopado nasal. (Foto: Minsa)

¿Dónde se realizan pruebas de descarte COVID-19?

Puntos de descarte COVID-19

Si te encuentras en Lima o resides en alguna región del país, puedes acceder a https://www.gob.pe/puntoscovid y verificar tu punto de descarte más cercano.

Recuerda que, las pruebas moleculares se tomarán a personas con comorbilidades y adultos mayores de 60 años, mientras que las pruebas antigénicas se aplicarán a personas con síntomas del coronavirus.

En el caso de las personas sin síntomas y sin comorbilidad que hayan tenido contacto con una persona contagiada de COVID-19, deben llamar al 113 para recibir teleorientación.