Evita tener muchas tarjetas y ten en cuenta el ciclo de facturación

Una tarjeta de crédito es una gran ayuda para adquirir un producto o servicio sin que se perjudique la liquidez del usuario, siempre y cuando sea bien utilizada.

Muchas personas por no saber utilizar la tarjeta de crédito, en vez de tener un alivio en su liquidez, se crean más deuda de la que necesitan.
En ese sentido, el profesor y experto en finanzas de Pacífico Business School, Jorge Carrillo Acosta, comparte siete consejos para un uso adecuado:
1. No tengas muchas tarjetas.
 Se recomienda contar con 1 o 2 plásticos como máximo, ya que un número excesivo podría desordenar el control de tus gastos, generar el cobro de membresías, e incrementar tu “deuda potencial” (mayor riesgo en el sistema financiero).
2. Paga tus gastos del día a día con la modalidad de “crédito directo”*, cancelando todo “a fin de mes” (pago total).
De esta forma, podrás aprovechar las promociones y descuentos de la tarjeta, además de acumular millas o puntos del programa de beneficios y no tener que cargar tanto efectivo en la billetera.
3. Conoce tu fecha de corte o ciclo de facturación.
Si manejas bien este concepto, podría diferir el pago de un consumo hasta por 60 días sin intereses, en el caso de consumir al día siguiente de la fecha de corte.
4. Si realizas un consumo importante, analiza si conviene fraccionarlo con la tarjeta o pedir un préstamo personal.
La tasa de interés promedio de la tarjeta para compras “fraccionadas” en establecimientos es más del 50% anual, por lo que resulta muy caro si lo comparamos con un préstamo personal.
5. Si ya realizaste una compra “fraccionada” con la tarjeta, evita cancelar solo el pago mínimo.
Si pagas solo el mínimo, tu deuda se podría prolongar por varios años, generando mayores intereses. Lo mejor es pagar todo en poco tiempo.
6. Evita utilizar la disposición de efectivo de la tarjeta.
Los intereses en esta modalidad son los más altos del sistema financiero, con una tasa anual que supera el 80% en promedio, por lo que solo debe utilizarse para emergencias.
7. Ten cuidado con el uso de tu tarjeta en el extranjero.
Si compras en una moneda distinta al sol o al dólar, te pueden cobrar una comisión por “cambio de moneda”, además de aplicar un tipo de cambio que no siempre te conviene.