Se trabaja con los emprendimientos tradicionales para que generen valor agregado

En nuestro país hay un ecosistema de emprendimiento tradicional y otro innovador. Ambos tienen su mercado, nicho y su propio modelo de negocio.

En el caso del tradicional, está más enfocado a los productos del día a día, generalmente con bajo valor agregado. Por ejemplo: una zapatería, una cebichería o tienda de abarrotes. Estos pueden innovar; sin embargo, no es su principal prioridad.
Por otro lado, está el ecosistema de innovación, el cual nace obligatoriamente con productos de valor agregado porque se desenvuelve o desarrolla en un rubro donde el consumidor es más exigente y sofisticado.
“Se trabaja con los emprendimientos tradicionales para que estos puedan incluir algunos elementos que le brinden cierto valor agregado. Por ejemplo, con una panadería podemos innovar en la forma en la que se realizan las ventas, utilizando un canal como Whatsapp Business o Telegram o un social e-commerce. De esta manera le damos una inyección de valor agregado mediante su canal de distribución”, afirma el director de StartUPC, aceleradora de negocios de la UPC, Renzo Reyes.
En expansión 
Por otro lado, si se equipara el crecimiento esperado de una startup, un proyecto que tiene énfasis innovador o un producto innovador no debería crecer menos del 30 % anual, precisa el especialista.
“Si los emprendimientos dejan de innovar, entonces dejan de crecer. El que continúa brindando valor agregado, tendrá un producto en un mercado que le permitirá crecer”, prevé.
¿Qué hace falta para seguir impulsando un ecosistema innovador en nuestro país? 
Renzo Reyes señala algunos aspectos a solucionar para seguir impulsando el ecosistema innovador:
1. Estabilidad. Por lo general, la inestabilidad ahuyenta la inversión, nadie invierte es un espacio de incertidumbre. Los gobiernos tienen que dar facilidades legales, tributarias, para que el emprendimiento crezca, que son básicamente el desarrollo de políticas públicas a largo plazo en innovación.
2. Un cambio de Mindset. Esto debe arrancar en las universidades, en las carreras. Enseñar emprendimiento debería ser parte de la malla curricular de las universidades.
3. Se necesita más talento en tecnología. Hace falta desarrollar talento tecnológico en el Perú. El nivel de los desarrolladores aún es bajo. “Debemos elevar el nivel de talento tecnológico en nuestro país”, dijo.
4. Unicornio. Se le necesita no porque sea algo indispensable. Un unicornio lo que hace es que inversionistas volteen a ver tu ecosistema.
Por último considera que nuestro ecosistema está creciendo y que va a captar más inversión, pero que esos recursos se seguirán invirtiendo en nichos como el e-commerce, las edtech, fintechs.

“Falta que la situación de otros nichos empiece a desarrollarse, las foodtech, por ejemplo, están creciendo, pero como son más enfocados en productos físicos, su crecimiento es más lento”, aseveró.