Capital del Carnaval Peruano alberga fabulosos atractivos que cautivan a los turistas

Por Luis Zuta Dávila

Cajamarca es, sin duda, una excelente opción como destino turístico para visitar en el próximo feriado por Fiestas Patrias. Esta generosa, valiente y productiva región, reconocida como la “Capital del Carnaval peruano”, nos espera con sus formidables atractivos llenos de genuina belleza paisajística, naturaleza, historia, cultura, arqueología y una deliciosa gastronomía.

Atractivos turísticos
Entre los más importantes atractivos turísticos que ofrece el departamento de Cajamarca destacan los siguientes:
Plaza de Armas
Ubicada en el Centro Histórico de Cajamarca, es una de las más bellas, amplias e importantes del Perú. Fue escenario de la caída del imperio incaico, dado que allí fue capturado y ejecutado el inca Atahualpa por los conquistadores españoles. Hoy en día en ese mismo lugar destaca una gran pileta de piedra labrada del Siglo XVIII.

A su alrededor encontramos la Catedral y la iglesia San Francisco, así como hermosas casonas de construcciones coloniales que la convierten en una ciudad con gran influencia arquitectónica española y una de las más importante del país.
Cuarto del Rescate
Heredera de un legado arquitectónico incaico que se aprecia en diversas construcciones monumentales, un lugar de visita obligada en el centro de la ciudad es el Cuarto del Rescate del inca Atahualpa, célebre recinto en el que el gobernante del imperio más vasto de Sudamérica ofreció llenar de oro y plata hasta donde llegase su brazo en alto, a cambio de su liberación por parte del conquistador Francisco Pizarro.

Iglesias del Centro Histórico
La época colonial también dejó una huella extraordinaria en Cajamarca, expresada en las iglesias católicas donde destacan la basílica catedral, las iglesias San Francisco, La Concepción y La Recoleta, el templo de Belén, entre otras casas de oración que aglutinan a miles de fieles cristianos.

Mirador de Santa Apolonia
Pasear por el centro histórico e ir de excursión a la cima del cerro Santa Apolonia, el santuario ubicado en lo alto de una colina cubierta de escaleras de piedra, conduce a un mirador que permite apreciar la plaza de Armas y las iglesias de la ciudad en toda su dimensión.

Alameda de los Incas
Este novedoso atractivo turístico se encuentra ubicado en el complejo Qhapaq Ñan, a 15 minutos de la Plaza de Armas de Cajamarca, entre el Coliseo Gran Qhapaq Ñan, uno de los coliseos más grandes del país y las modernas instalaciones de la Municipalidad Provincial de Cajamarca.

Se trata de un bulevar con 14 estatuas que representan a cada uno de los incas que gobernaron en el tiempo del Tahuantinsuyo. El ingreso es libre y se puede visitar a cualquier hora del día.
 
Ventanillas de Otuzco 
Son más de 370 nichos o bóvedas abiertas con una profundidad de entre 8 y 10 metros, labradas en una larga pared de roca en el cerro Llanguil, en el centro poblado de Otuzco, a ocho kilómetros de la ciudad de Cajamarca. Allí se colocaban a los difuntos de la antigua civilización preinca Cajamarca.

Estas criptas emplazadas con dirección a la salida del sol constituyen restos arqueológicos cargados de historia, leyenda y magia, vestigios que atesoran lo que dejó el paso del tiempo en esta zona y son una de las manifestaciones culturales de Cajamarca más visitadas por turistas.
Cumbemayo
A 20 kilómetros al suroeste de la ciudad de Cajamarca, a 45 minutos en auto y a 3 500 metros sobre el nivel del mar, se encuentra Cumbemayo, una de las más notables obras de ingeniería hidráulica de América precolombina hecha por la cultura Cajamarca. Construida aproximadamente 1,000 años antes de Cristo a tajo abierto en el complejo rocoso, la estructura servía para trasladar las aguas de la cuenca del Atlántico hacia el Pacífico. Está rodeado por un fantástico bosque de piedras que parece reproducir las siluetas de piadosos frailes, por lo que familiarmente se les denomina frailones.

Granja Porcón
Los amantes del turismo vivencial pueden visitar la granja Porcón, un ejemplo exitoso de cooperativa comunal, cuyos propietarios emprendedores comparten con los visitantes las actividades de su vida campestre, en que destacan las faenas agrícolas y ganaderas.
Baños del Inca
Ubicado en el distrito del mismo nombre, los baños del Inca poseen aguas termales de temperaturas superiores a 40 ºC. Los minerales que las componen presentan propiedades terapéuticas para el tratamiento de afecciones a los huesos y al sistema nervioso. Es uno de los destinos más visitados en Cajamarca.

Namora
Conocida como la tierra de las guitarras y el capulí, Namora es uno de los encantadores distritos de Cajamarca. Sus inspiradores paisajes, el agrado de su gente y estos deliciosos manjares los pueden encontrar en este destino ideal para el turismo. Allí destacan también los talleres de fabricación de guitarras, a cargo de eximios artesanos y cultores de este versátil instrumento musical.

Cerca de la plaza de Armas del distrito se encuentra la Casa del Alfajor, visitado por turistas quienes se detienen en este templo gastronómico para degustar y adquirir este delicioso manjar preparado con manjar blanco, dulce hecho a base de leche pura de vaca y azúcar.

Luego del deleite, los visitantes acuden a la impresionante laguna San Nicolás, de cautivante belleza natural y donde es posible navegar por su apacible espejo de agua a bordo de caballitos de totora, embarcaciones tradicionales fabricadas con esta fibra vegetal resistente e impermeable al agua.
Hacienda La Colpa
Se encuentra ubicada a 11 kilómetros de la ciudad de Cajamarca y está rodeada con hermosos paisajes y vertientes. Fue una hacienda dedicada exclusivamente a la crianza del ganado vacuno para la producción de leche y sus derivados. Una de las características especiales de este lugar es el llamado de las vacas por su nombre, las cuales responden ubicándose en su correspondiente lugar en el establo para el ordeño.

Dentro de la hacienda existe una hermosa capilla, que es la edificación de adobe más alta de todo Latinoamérica. También se puede apreciar talleres artesanales y ambientales para el ordeño de las vacas, además de una laguna artificial adornada con pequeños puentes y jardines, en donde habitan pequines, patos y cisnes. Asimismo, hay un espacio dedicado a la venta de productos lácteos y otros productos propios de la zona.

Santuario de la Virgen del Rosario de Polloc
Ubicado en el distrito de La Encañada, a 34 kilómetros de la ciudad de Cajamarca, este complejo religioso cuenta con paredes, columnas, techos y piso decorados bajo la técnica de mosaico, construido por una misión italiana.

El complejo cuenta con un templo, un hermoso santuario con balcones de madera tallada y una gruta de agua, entre otros hermosos espacios; todo rodeado de un paisaje maravilloso entre un cielo despejado y un campo verde vibrante. La misión italiana capacita a niños, jóvenes y adultos en su escuela de arte Don Bosco, quienes participan en los acabados de las edificaciones y en la creación de otros souvenirs artísticos de madera y piedra que se encuentran a la venta para los visitantes.

Ruta del Café
Este recorrido turístico gastronómico permite conocer de primera mano los procesos de siembra, cosecha, selección, tostado, presentación y degustación de este valioso grano que se cultiva en las provincias de Jaén y San Ignacio. La Ruta del Café es ecoamigable y acorde con las nuevas tendencias de los viajes post pandemia, así como la preservación de los ecosistemas.

Esta propuesta turística beneficia directamente a las familias productoras, cooperativas, fincas y de forma paralela desarrolla los servicios de transporte, alimentación y hospedaje.  Los elementos patrimoniales, culturales, gastronómicos e históricos son utilizados para crear rutas turísticas que desarrollan el turismo en base a un elemento central: el café.

El café es la materia prima para la elaboración de licores, postres y artesanía.  La ruta del café se complementa con visitas a sitios arqueológicos como Montegrande, donde se descubrió los granos de café más antiguos del mundo, y las pinturas rupestres de Faical.

El aeropuerto de Jaén es la puerta principal de ingreso y conexión para disfrutar de una experiencia única que combina sano entretenimiento y oportunidad de conocer una de las cadenas productivas más grandes del país.

Santuario Nacional Tabaconas Namballe
El Santuario Nacional Tabaconas Namballe, creado oficialmente el 20 de mayo de 1988, está ubicado en los distritos de Tabaconas y Namballe en la provincia de San Ignacio, departamento de Cajamarca. Su extensión es de 32,124.87 hectáreas y conserva un ecosistema único y poco frecuente en el Perú: el páramo.

Además, busca proteger a dos especies seriamente amenazadas en el ámbito nacional: el oso de anteojos u oso andino,  categorizado en peligro, y el tapir de altura, categorizado en peligro crítico; así como las cuencas de los ríos Tabaconas, Miraflores y Blanco. Esta área natural protegida por el Estado protege el páramo más austral de los Andes, el cual se diferencia de la puna por contener pajonales y matorrales muy húmedos y cubiertos casi permanentemente por neblinas. Asimismo, el páramo también se diferencia de la puna por su fauna de origen amazónico y no andino-patagónico como el resto.

Los páramos son un ecosistema especial y complejo ubicado altitudinalmente entre el bosque montano y las nieves perpetuas con un clima de cambios bruscos diarios. El relieve del Santuario Nacional es predominantemente montañoso. En las partes altas se observan afloramientos rocosos desnudos y laderas sumamente escarpadas, sin embargo, también existen zonas onduladas y planas.

A partir de los 1,300 metros sobre el nivel del mar las pendientes van de moderadamente inclinadas a empinadas. Arriba de los 2,000 metros de altitud se encuentra altas pendientes fusionadas con bruscas extensiones de peñas y muros escarpados. Además de sus características ecológicas singulares, el Santuario Nacional Tabaconas Namballe protege una alta diversidad biológica y una zona con una belleza paisajística excepcional.
Las zonas turísticas que pueden visitarse son las lagunas altoandinas del páramo como las Arreviatadas, las cuales están rodeadas de macizos rocosos, pajonales, bosquecillos y matorrales en las laderas y quebradas. Son cuatro lagunas principales y 12 más pequeñas, con un clima extremadamente húmedo. Cabe señalar que las lagunas Las Arreviatadas fueron designadas como Humedal de Importancia Internacional o Sitio Ramsar, en el año 2007.

Se puede visitar también los petroglifos de Manchara, el puente de piedra sobre el río Tabaconas, la ciudadela de Coyona, así como la cascada Los Peroles, ubicada en el caserío Gramalotes del distrito de San José de Lourdes.
Gastronomía cajamarquina
En el ámbito gastronómico la oferta es diversa y destacan platos a base de carne de res, cordero y cuy, aderezados con hierbas aromáticas y acompañados con papas nativas. Entre los platos típicos destacan el cuy frito, el caldillo de papas o chupe verde, chicharrón de cerdo con mote, las humitas de choclo, las rosquitas de manteca cajamarquinas, la chicha de jora y el célebre manjar blanco, elaborado con la más pura y deliciosa leche de vaca.

Considerada también la capital láctea del Perú, Cajamarca se precia de ofrecer los helados más deliciosos de Perú a base de la mejor leche y diversas frutas.