Isaí Pariona Cangalaya (36), esperaba con urgencia por una operación en el hospital Carrión de Huancayo, y ante la demora del personal de salud en los exámenes, se le reventó el apéndice y ahora está grave. Su sobrina Ximena Pariona Chipana, dijo que hace varios días el obrero fue llevado al hospital Carrión, allí le dijeron que tenía un tumor y que debían tratarlo en el Iren Centro, pero en el hospital de Neoplásicas, le aclararon que no se trataba de ningún tumor, sino más se trataría de la vesícula o el apéndice.

La noche del sábado acudió por emergencia al hospital Carrión, y sufría de dolor intenso. En el nosocomio, lejos de operarlo, lo tuvieron con analgésicos durante la noche, acotó Ximena Pariona.

lamentan. “Mi paciente está complicado porque ya se le reventó el apéndice, está entre la vida y la muerte, porque el médico ni lo evaluó cuando lo llevamos y ahora siguen esperando las evaluaciones, ya lo tienen 3 días paseando, ellos quieren que se contamine y ya sabemos el final”, precisó.

El obrero retornó de Moquegua donde trabaja, y para estar con sus familiares luego de la operación decidió buscar atención en Huancayo, porque pensó que aquí sería asistido correctamente.