A raíz de los casos presentados en diferentes países, muchos se preguntan si para evitar una infección o contrarrestarla existe alguna vacuna.

La viruela símica o la viruela del mono es una enfermedad rara provocada por un virus transmitido de los animales a las personas, que produce síntomas parecidos a los que se observaban en los pacientes de viruela en el pasado, aunque menos graves. Debido a que se han presentado casos en España, Portugal, Reino Unido, Italia, Suecia y Estados Unidos, las alertas sanitarias se han encendido en varios países, por lo que muchos se preguntan si para evitar una infección o contrarrestarla existe alguna vacuna y tratamiento.

Antes de despejar esta duda te precisamos que esta se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. Se sabe que en África aparece por la manipulación de monos, ratas gigantes de Gambia o ardillas infectados. Ahora la transmisión secundaria o de persona a persona se da por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión; es decir, gotículas respiratorias.

No solo ello, también se transmite por inoculación o a través de la placenta (viruela símica congénita), precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS). A raíz de los casos que han aparecido, te contamos qué tenemos en la actualidad para combatirla.

Personal médico con equipos de protección ingresa al área de cuarentena del centro de la ONG médica internacional Médicos Sin Fronteras (MSF), en Zomea Kaka, en la región de Lobaya, el 18 de octubre de 2018 (Foto: Charles Bouessel / AFP)
Personal médico con equipos de protección ingresa al área de cuarentena del centro de la ONG médica internacional Médicos Sin Fronteras (MSF), en Zomea Kaka, en la región de Lobaya, el 18 de octubre de 2018 (Foto: Charles Bouessel / AFP)

¿CUÁL ES LA VACUNA Y TRATAMIENTO CONTRA LA VIRUELA DEL MONO?

Lamentamos informarte que a la fecha no hay tratamientos ni vacunas específicas contra la infección por el virus de la viruela símica, aunque se pueden controlar los brotes.

Según la OMS, en el pasado, la vacuna antivariólica tuvo una eficacia del 85% para prevenir la viruela símica; sin embargo, esta ya no está accesible al público porque su producción se suspendió tras la erradicación mundial de la viruela.

“Con todo, la vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve”, señaló en su sitio web el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención a nivel mundial en la salud.

Un niño afectado por la viruela del simio, se sienta en las piernas de su padre mientras recibe tratamiento en el centro de la ONG médica internacional Médicos sin Fronteras (MSF), en Zomea Kaka, en la región de Lobaya, en la República Centroafricana el 18 de octubre de 2018 (Foto: Charles Bouessel / AFP)
Un niño afectado por la viruela del simio, se sienta en las piernas de su padre mientras recibe tratamiento en el centro de la ONG médica internacional Médicos sin Fronteras (MSF), en Zomea Kaka, en la región de Lobaya, en la República Centroafricana el 18 de octubre de 2018 (Foto: Charles Bouessel / AFP)

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA VIRUELA DEL MONO

Cabe precisar que el periodo de incubación (intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) de la viruela símica suele ser de 6 a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días. esta puede dividirse en dos periodos:

El periodo de invasión (entre los días 0 y 5)

Durante esta etapa sentirás fiebre, cefalea intensa, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor lumbar, dolores musculares y falta de energía.

El periodo de erupción cutánea (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre)

Primero afecta el rostro y luego se extiende al resto del cuerpo: las palmas de las manos y las plantas de los pies. Se presentan en forma de lesiones de base plana hasta ampollas llenas de líquido, pústulas y las subsiguientes costras se produce en unos 10 días. La eliminación completa de estas tarda tres semanas.

¿Qué más afecta?

La OMS detalla que el número de lesiones varía, afectando a las mucosas de la boca (70% de los casos), los genitales (30%), la conjuntiva palpebral (20%) y la córnea (globo ocular).