Impacto. Conflicto geopolítico entre Ucrania y Rusia mantendrá elevado el valor de los alimentos de la canasta familiar, así como el de los energéticos. En Perú, la inflación a 12 meses ronda el 7%.

Golpe prolongado. Según el Banco Mundial (BM), la inflación se mantendrá en niveles históricamente altos hasta fines del 2024, agravándose este panorama tras el conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania.

A detalle, aseguran que el incremento de los precios energéticos en los últimos dos años ha sido el mayor desde la crisis petrolera en los años setenta. Para Indermit Gill, vicepresidente de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del BM, como en aquel entonces, este impacto irá agudizándose con el aumento de las restricciones en el comercio de alimentos, combustibles y fertilizantes.

Por otro lado, el BM estimó que los precios energéticos repunten más del 50% durante este año, y recién comenzarán a descender desde el próximo; mientras que los no energéticos –incluidos la agricultura y metales– crecerán un 20% este año y para los dos siguientes recién se moderarán. Y, en cuanto al de los metales, estos se inflarían un 16% al cierre del 2022.

Al final de cuentas, el BM agrega que a corto plazo el alza de precios amenazará con retrasar la transición hacia energías más limpias.

Economías en desarrollo son las más afectadas

“El aumento resultante en los precios de los alimentos y la energía está cobrando un costo humano y económico significativo, y probablemente detendrá el progreso en la reducción de la pobreza. Los precios más altos de las materias primas exacerban las presiones inflacionarias ya elevadas en todo el mundo”, acotó Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del BM.

En ese sentido, el Banco Mundial pronostica que los precios del trigo aumentarán más del 40% y alcanzarán su máximo histórico para este año, ejerciendo así una férrea presión sobre las economías en desarrollo que dependen de este cereal, especialmente del proveniente de Rusa y Ucrania.

¿Cómo viene el Perú?

Recientemente, el Banco Mundial proyectó que la economía peruana crezca 3,4% durante el 2022, lo que equivale a un ligero incremento de 0,2% considerando que antes esperaban un desarrollo de 3,2%. Para el 2023, aguardan un 3,1%.

En esa línea, William Maloney, economista jefe del BM, exhortó a la región a aplicar “reformas fuertes” en educación, infraestructura e innovación para un crecimiento genuino.

Mientras que desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevén un crecimiento de 3,0%, monto aún por debajo del 4,6% estimado en octubre del 2021 (ver infografía), en un contexto donde la inflación alcanza picos del 5,5%.

Infografía - La República
Infografía – La República

Perú cerraría el año en la mitad de la tabla de recuperación económica, pero seguiría por encima del promedio de Sudamérica (ver infografía).

Por su parte, desde el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) advirtieron que la inflación a 12 meses se disparó a 6,82% durante marzo, y prolongaron el retorno al rango meta –dentro del 1% y 3%– recién para el segundo o tercer trimestre del 2023.

Infografía - La República
Infografía – La República

Bonos para mitigar la inflación

A raíz de la inflación global agudizada, el Gobierno optó por exonerar del cobro del IGV a un puñado de alimentos de la canasta básica familiar, así como del ISC a algunos combustibles; no obstante, el exministro de Economía Pedro Francke y Miguel Palomino, director del Instituto Peruano de Economía –pese a sus remarcadas políticas económicas diferenciadas–, consideran que la manera más acertada de ayudar a los peruanos es a través de la inyección de bonos focalizados, a partir de una mejor identificación de las familias en situación de vulnerabilidad.