Home Peruanidad El arte peruano se democratiza en tiempos de cuarentena y pandemia

El arte peruano se democratiza en tiempos de cuarentena y pandemia

158
0

Brenda Ortiz Clarke

Programas radiales en línea, archivos digitales e iniciativas inclusivas amplían el alcance del arte en medio de la crisis sanitaria.

Desde inicios de pandemia el arte ha funcionado como elemento distractor, educativo, inspirador y hasta terapéutico cada vez que desde una pantalla las personas se conectan con obras y artistas de diferentes épocas y realidades. Se puede decir que la importancia del arte ha sido y es vital en un contexto como el actual en el que todos deberíamos actuar con resiliencia.

Por eso resulta importante democratizar el arte peruano. Este es un reto, más en un país fragmentado como el Perú. Esto debe ser un reto de las diversas plataformas iniciativas artísticas de la actualidad, las cuáles deben funcionar de manera colaborativa más allá de las divisiones para fortalecer y articular el ecosistema artístico nacional. Para lograr construir un ecosistema efectivo, necesitamos sanar y respetar las diferencias. Aprendamos de nuestros hermanos de la Amazonía, quienes bajo su propia cosmovisión han enterrado un cesto cargado, sanando para avanzar y compartir conocimiento con quienes lo aprecian auténticamente, sanando y visionando un bien mayor.

Revolucionar nuestra ciudadanía

Tal como alimentamos nuestro cuerpo, nuestro ser necesita nutrirse del talento artístico de las diferentes regiones. ¿Por qué cuesta creerlo? ¿Acaso debe venir un extranjero a convencernos de ello como ha sucedido en otras categorías?

"Yana Killa", performance del grupo Mujeres por la memoria, dirigida por: Lelé Guillén. En Madrid, 18 de noviembre 2020. Forma parte del Archivo Artivista Peruano. Foto: Thito Gutiérrez.
“Yana Killa”, performance del grupo Mujeres por la memoria, dirigida por: Lelé Guillén. En Madrid, 18 de noviembre 2020. Forma parte del Archivo Artivista Peruano. Foto: Thito Gutiérrez. / Thito Gutiérrez

Culpamos automáticamente al Gobierno pero ¿qué hacemos para convertirnos en un agente que construya un mejor ecosistema? Todos los involucrados en este sector tenemos el deber de revolucionar nuestra ciudadanía, artistas emergentes, de edad media, de espíritu joven o consagrados, todos deberían conversar sobre las diversas problemáticas con el objetivo de construir un mejor ecosistema.

A lo largo de la historia, el arte ha sido subvencionado por mecenas, iglesias, coleccionistas, sector privado, pero ¿acaso no sabemos el poder que tenemos todos los que permitimos que este accione en nosotros?

De/Construyendo el arte

A inicios de pandemia recuerdo haber leído un artículo mencionando que el arte no cambia el mundo, pero sí a la gente y somos nosotros quienes podemos cambiar el mundo.

La colaboración y ayuda no debe suceder solo en tiempo de catástrofe, sino debe existir de manera consistente a lo largo del tiempo. Siempre hay personas necesitadas no solo por escasez económica sino también por falta de salud mental. Hoy más que nunca debe quedar claro que la palabra clave es “colaboración” y esta se genera, en principio, con quienes te rodean.

"El derecho legítimo de la protesta", de Helga Elsner, obra que forma parte del Archivo Artivista Peruano.
“El derecho legítimo de la protesta”, de Helga Elsner, obra que forma parte del Archivo Artivista Peruano. / Helga Elsner

Tomando en consideración lo anterior, quiero compartir algunos resultados: venimos desarrollando a la fecha 40 episodios de BLOC Art News, un noticiero semanal en línea de arte en el que compartimos noticias internacionales además de presentar a un artista peruano o de países hermanos. Asimismo, se viene emitiendo por Instagram la tercera temporada del programa De/Construyendo el Arte, edición Perú, el cual desarrollamos con nuestro curador e historiador de arte Daniel G. Alfonso, propuesta que gana cada vez mayor participación, por lo que buscamos llevar esta iniciativa a una radio o señal de televisión abierta para una mayor democratización.

Otros hechos importantes han sido la creación del blog de la alemana Helena Herzberg, quien resalta el talento de artistas emergentes peruanos, y por último la realización de un programa dominical, Artsy Sundays, junto a la neoyorquina Rachael N. Clark, en el abarcamos diferentes formas del poder del arte en Estados Unidos y el Perú.

Resulta gratificante haber visto conexiones desde Dubái, Egipto y otros lugares alejados, donde creían que Sudamérica no tenía una oferta artística del calibre que presentamos cada semana.

Archivo Artivista

Otro ejemplo de colaboración se da entre agentes de arte peruanos alrededor del mundo. Como consecuencia de la crisis política durante pandemia hicimos un llamado por redes para crear el primer Archivo Artivista Peruano. Recibimos más de 150 formas de expresión entre poesía, performance, pinturas, fotografías enviadas desde España, Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña y también del interior del Perú. Hasta Peace Corps ha elegido obras para compartir por el mes de la mujer.

"Mi Voz existe", de Cristina Flores, obra que forma parte del Archivo Artivista Peruano.
“Mi Voz existe”, de Cristina Flores, obra que forma parte del Archivo Artivista Peruano. / Cristina Flores

Desmitifiquemos que el arte es un “cuadro bonito” o que es para ricos, el arte es un potente comunicador y unificador de masas, procreador de neuronas, alimento para el alma y un quinto poder. Normalicemos vivir con arte diariamente, pensando fuera de la caja, y cuestionando siempre para desarrollar pensamiento crítico. Conclusiones de investigaciones posteriores a la de Peter S. Eriksson (1998) evidencian que generamos nuevas neuronas durante la adultez y es importante fomentar su creación, ralentizando el deterioro cognitivo natural producido por la edad, promoviendo el desarrollo de procesos vía plasticidad cerebral.

Si con la gastronomía logramos convertirnos en una de las capitales culinarias del mundo, entonces ¿qué esperamos para hacerlo con la cultura? Cuestiona qué detiene este avance, propón una solución y se parte de la construcción de un ecosistema sano, podemos llegar a entendernos a través del arte sin compartir un mismo lenguaje precisamente teniendo el potencial de transformar al otro.