La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) fiscaliza a 64 empresas agroexportadoras de la región Ica, para verificar las condiciones laborales y la seguridad y salud de alrededor de 18,000 trabajadores, que se dedican a la siembra y cosecha de frutas de estación.

La finalidad es capacitar, tanto a los trabajadores como a los representantes de las empresas, en formalización laboral y seguridad y salud en el trabajo, a fin de garantizar los derechos laborales y condiciones mínimas de seguridad.

“Esta nueva gestión busca intensificar la labor de la superintendencia a nivel nacional, enfocándonos en las regiones donde nosotros hemos advertido un mayor índice de problemática. Estamos redoblando esfuerzos, para que podamos velar por la normatividad sociolaboral y de seguridad y salud en el trabajo”, señaló el superintendente, Jesús Baldeón.

Paradero El Álamo

Esta madrugada, personal de la Intendencia Regional de Ica brindó orientación a los trabajadores agrarios que se concentran en el paradero ‘El Álamo’, para combatir los incumplimientos laborales de los services y la informalidad laboral en las empresas agroindustriales que incluye las medidas sanitarias para la prevención del COVID-19.

“La informalidad laboral es un problema estructural que requiere políticas integradas, pero también un trabajo articulado entre todos los estamentos del Estado. En este caso, la Sunafil tiene una mirada articuladora y multisectorial con la Policía Nacional, la Municipalidad de Ica, la SUTRAN y el Ministerio Público”, agregó el funcionario.