El retorno a clases no será suficiente para recuperar las ventas de 2019. Cajas de ahorro y crédito confían en que progresivamente se soliciten más préstamos.

El último lunes se inició la vacunación contra el COVID-19 a niños de entre 5 y 11 años con la finalidad de resguardar su salud, pero también con miras al retorno a clases presenciales desde marzo.

Aunque el regreso a las aulas esté cerca, las expectativas económicas para la campaña, que se espera que empiece con fuerza desde el inicio de febrero, no son tan favorables como en años previos a la pandemia.

Oscar Quiñones, jefe del Instituto de Investigación y Desarrollo del Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), explicó que entre enero y agosto de 2019 se importó más de 225 millones de unidades de útiles. No obstante, en similar periodo de 2021, la cifra fue solo de 72 millones.

“No se recupera todavía en cuanto a unidades de lo que se importaba antes de la crisis sanitaria”, explicó.

Indicó que, como hasta hace poco no se tenía realmente claro cómo sería el retorno a las aulas, se generó incertidumbre entre los negocios que ofrecen productos relacionados con este sector.

A esto se suma, detalló, los problemas generados en la cadena logística que hay en todo el mundo. “No solo son los contenedores, también son los puertos cerrados, las naves que no llegan al destino a tiempo”, añadió.

Créditos

Los que se preparan para la campaña escolar son las cajas municipales y rurales. El presidente de la Federación de Cajas Municipales de Ahorro y Crédito, Fernando Ruiz-Caro, comentó que en febrero comenzará esta campaña en la que la mayoría de préstamos se hace para los negocios de uniformes, zapatos y zapatillas.

“Entendemos que para este año habrá un nivel de precaución al momento de solicitar un préstamo que esperamos ya se corrija en 2023″, agregó.

Por su parte, el presidente del directorio de Caja Sullana, Joel Siancas,comentó que para esta oportunidad esperan desembolsar más que en 2021.

“Nuestra colocación estrictamente para esta campaña, que creemos que se extenderá hasta abril o mayo, será de S/50 millones (más que los S/20 millones del año pasado). Si a esos S/50 millones le sumamos otros créditos que se otorgan en los meses que dure la campaña escolar, sería un desembolso de más o menos S/400 millones”, dijo.

Añadió que “no esperamos que haya un ‘boom’ en los préstamos, pero sí confiamos que en la medida que se vayan incorporando los escolares a las clases presenciales, los negocios irán solicitando mayores recursos”.

Indicó que, además de las empresas que confeccionan uniformes y fabrican calzado, otros que solicitan más préstamos son los que realizan transporte escolar y “hasta los restaurantes que están alrededor de los colegios y los quioscos que están dentro de ellos”.

DATOS:

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Lima, entre enero y agosto de 2020 se importó US$694,635 en lápices, y en el periodo de 2021 el monto aumentó en alrededor de 80%. No obstante, en cantidad se observó una caída del 71%.

El representante del gremio, Oscar Quiñones, explicó a este diario que, en promedio, uno de los mayores proveedores de útiles escolares del Perú es China.