La Asociación de Restaurantes Marinos y Afines del Perú (ARMAP) descartó que el derrame de petróleo ocurrido en el mar de Ventanilla por parte de la empresa Repsol impacte negativamente en el consumo nacional de pescado, pues las especies que alimentan las cebicherías provienen, en su mayoría, del norte y sur del país.

“El consumo nacional no se verá afectado para nada. En su mayoría se abastece de la pesca artesanal en gran escala, en Huarmey, Trujillo, Chimbote, Chiclayo, Piura, Tumbes; y en el sur desde San Andrés hasta Marcona. Esos puertos pesqueros abastecen a la capital y todo el país”, señaló el presidente del gremio, Javier Vargas Guimaray, en diálogo con este Diario.

“Descartamos [alza de precios] y aclaramos que la calidad del 98% del pescado que consume Lima está garantizado en calidad y precio, y los restaurantes estamos ávidos de atender a nuestros comensales cumpliendo los más estrictos estándares de calidad”, agregó.

No obstante, advirtió que existe un “psicosocial” que está generando una “ligera disminución” en la asistencia de comensales a sus negocios, pues están asustados de que el pescado se encuentre contaminado.

“Una cosa es el mar y otra el terminal pesquero, que congrega a mayoristas de todo el norte del país. Los camiones que abastecen los terminales pesqueros de Ventanilla y Villa María del Triunfo vienen de puertos pesqueros muy lejanos”, anotó.

Además, explicó que las especies marinas que se pescan en esta zona no son las que suelen ser usadas en los restaurantes. Pese a ello, subrayó que los negocios y el turismo del norte limeño sí se han visto gravemente afectados, pues ellos sí compraban directamente de estos pescadores.

Crisis en Ancón

Lidia Villajuán Sánchez es la cabeza de la Cebichería Lidia & Hermanas, emprendimiento que la llevó hasta Mistura y que ahora ve vacías sus mesas a raíz del desastre ambiental en el litoral limeño.

“La gente no está yendo a comer. Solo van curiosos a mirar, y menos del 10% de nuestros clientes”, señaló la empresaria, cuyo negocio se encuentra ubicado en Ancón.

Al igual que Vargas, descartó un incremento dramático en el precio del pescado, y también descartó un aumento en los precios de la carta de los restaurantes.

La pregunta del día: ¿Es adecuado controlar nuestra oxigenación de la sangre con un reloj inteligente? | VIDEO

Ahora que uno de los factores a controlar es la oxigenación de la sangre, muchos relojes inteligentes y bandas de actividad física ofrecen medir ese valor. ¿Se puede tomar en cuenta como una medición oficial? ¿Es mejor eso que tener un pulsioxímetro

Sin embargo, afirma que el problema está en el consumo. “Los clientes tienen miedo de contaminarse. Solo consumen una gaseosa o causa de pollo, algo que no va con nosotros. Tratan de no consumir pescado”, anotó.

Villajuán afirmó que, ante esta crisis, han cambiado de proveedores y comenzaron a comprar a los pescadores que trabajan en altamar, quienes suelen abastecer a los mayoristas.

“Ha surgido esto inesperadamente. Comprábamos un poco, pero ahora estamos comprando más cantidad [a los mayoristas] porque siempre hay que tener la medida de precaución. Como es consumo directo, hay que proteger a los clientes”, apuntó la cocinera.

La empresaria subrayó que son pocos los pescadores que están saliendo a trabajar, y los que salen lo hacen lejos de la orilla. Sin embargo, reveló que desde mañana la mayoría comenzará a buscar un lugar adecuado donde pescar, lejos de la contaminación del crudo.

Repsol y Gobierno

Vargas exigió una sanción para Repsol, la empresa protagonista del desastre ambiental en Ventanilla. Además, pidió apoyo para los pescadores artesanales y la remediación del ecosistema dañado.

“Vamos a ver de qué manera solidaria podemos apoyarlos [a pescadores artesanales]. No creo que sea mucho lo que se pueda hacer, corresponde a un tema de Gobierno que exija y sancione a esta empresa irresponsable, que ha generado un daño a nuestro mar peruano cuya remediación demoraría entre dos a tres años”, manifestó.

Villajuán xigió que se implemente una entidad dedicada a la conservación y reproducción de las especies marinas, así como el cuidado del océano.

“La depredación del mar trae consecuencias a mediano y largo plazo, sumado al cambio climático. Deben utilizarse todos los avances de la ciencia y tecnología, así como experiencias mundiales para la conservación y reproducción de las especies marinas. Debemos tener una entidad que cumpla esa función importante para asegurar la alimentación de la población”, puntualizó.