Desde el domingo 23 de enero, este grupo etario deberá acreditar que tiene la vacuna de refuerzo para poder ingresar a una serie de establecimientos. Incluyo las playas serán restringidas para ellos si no tienen las tres dosis.

Además de la reducción del horario de toque de queda y el aumento de los aforos en diversos locales para las provincias con nivel de alerta sanitario alto, en medio de la pandemia del COVID-19, el Poder Ejecutivo estableció una serie de restricciones en todo el territorio nacional para las personas mayores de 50 años que no acrediten las tres dosis de la vacuna contra el coronavirus.

De acuerdo con el Decreto Supremo 005-2022-PCM, publicado la noche del domingo, las personas comprendidas en este grupo etario serán impedidas de ingresar a una larga categoría de establecimientos a partir de este domingo 23 de enero si es que no se encuentran totalmente inmunizados contra la COVID-19, es decir con sus dos dosis regulares y la vacuna de refuerzo.

Esta es la lista de lugares en los que se exigirá presentar el carné físico o virtual que acredite haber recibido las tres dosis, ya sea en el Perú y/o el extranjero:

  • Centros comerciales
  • Galerías comerciales
  • Tiendas por departamento
  • Tiendas en general
  • Conglomerados
  • Tiendas de abastecimiento de productos de primera necesidad
  • Supermercados
  • Mercados
  • Restaurantes y afines en zonas internas
  • Casinos
  • Tragamonedas
  • Cines
  • Teatros
  • Bancos
  • Entidades financieras
  • Iglesias
  • Templos
  • Lugares de culto
  • Bibliotecas
  • Museos
  • Centros culturales
  • Galerías de arte
  • Clubes
  • Locales de asociaciones deportivas
  • Peluquerías
  • Barberías
  • Spa
  • Baños turcos
  • Sauna
  • Baños termales
  • Coliseos
  • Gimnasios
  • Notarías
  • Oficinas de atención al usuario, trámite administrativo y mesas de partes de instituciones públicas y privadas
  • Colegios profesionales

Restricciones adicionales en el transporte, playas y para viajes

El Gobierno también dispuso que los mayores de 50 años necesitarán las tres dosis para el uso de playas, ríos, lagos o lagunas, así como de piscinas públicas y privadas donde se realizan actividades formativas o terapéuticas.

El mismo requisito se les exigirá para realizar viajes a través de transporte interprovincial terrestre con la salvedad de que quienes no las tengan “pueden presentar una prueba molecular negativa con fecha de resultado no mayor a 48 horas antes de abordar”.

Finalmente, los choferes y cobradores de todo servicio de transporte público, así como los choferes que brindan servicios de reparto (delivery), de taxi y transporte privado de personal y turismo que sean mayores de 50 años sólo podrán operar si acreditan haber recibido la dosis de refuerzo.

Con estas nuevas disposiciones, el Gobierno peruano, a través del Ministerio de Salud, busca impulsar la aplicación de la dosis de refuerzo entre las personas vulnerables y que fueron las primeras en recibir las vacunas en el Perú el año pasado. Además, la necesidad de contar con la tercera dosis se vuelve imperativa ante la presencia de variante Ómicron y el veloz aumento de casos en todo el país.