Entre los errores y deslices más comunes se encuentran dejar el micrófono encendido, pensar que la cámara está apagada, compartir información o imágenes equivocadas y unirse tarde a una videollamada.

En lo que va de pandemia del COVID-19, las videollamadas se han convertido en algo común del vivir de las personas, ya sea para comunicarse con familiares, por estudios o laborales.

En el caso del teletrabajo o trabajo remoto, las reuniones virtuales adquirieron un papel de gran relevancia en las rutinas de los empleados alrededor del mundo. Una de las principales plataformas en las cuales se desarrollan estas reuniones fue Zoom, en donde a la fecha existen un sinfín de videos virales con chascarros o ‘bloopers’.

Según un informe de Movistar, Perú es el país con mayor incremento en el tráfico cursado de datos en videollamadas. Asimismo, las llamadas sobre aplicaciones móviles crecieron más de 5 veces desde el inicio del aislamiento social. Por otro lado, la demanda del tráfico de internet en la red fija se elevó en promedio 50%, y en la móvil un 20%.

Además, una encuesta realizada por Vyopta a 200 gerentes concluyó que un 25% de los ejecutivos reconoce haber despedido a un colaborador por cometer un traspié durante una videollamada, y la mayoría ha impuesto algún tipo de acción disciplinaria por fallas en reuniones virtuales.

Entre los errores y deslices más comunes y repetidos por los trabajadores en Perú se encuentran dejar el micrófono encendido, pensar que la cámara está apagada, compartir información o imágenes equivocadas y unirse tarde a una videollamada, según la firma Visma Latinoamérica.

Paradójicamente, si bien la tecnología que de cierta forma puede poner en riesgo puestos de trabajo (debido a estos impases), ha permitido, en estos tiempos de pandemia, que más de una empresa pueda seguir funcionando de forma remota. Además, las reuniones virtuales implican exponer la intimidad ante una cámara y muchas veces desencadenan un desgaste físico, psicológico y emocional”, refiere Gabriel Dondero, gerente regional de desarrollo de Visma.

En ese sentido, el experto en recursos humanos entrega algunas recomendaciones claves para enfocarse mejor en el trabajo y evitar situaciones incómodas:

  1. Haz un registro. Anota cuántas videollamadas tendrás en la semana, cuánto tiempo te consumirá cada una y el periodo que estarás conectado, para evitar cualquier distracción.
  2. Define estructura, horarios y duración. Agendar reuniones de media hora a una hora como máximo y evitar hacerlas después de las 6 pm o de las 3 pm en el caso de los viernes. Preparar con antelación los objetivos de los encuentros para que los participantes sepan con precisión qué se espera lograr en cada uno.
  3. Evita el multitasking. Cuando llegue la hora de la videollamada, suelta lo que estés realizando y deja todo a un lado. Enfocarse en varias actividades a la vez solo contribuirá a que tu cerebro se agote rápidamente y pueda ocasionar algún exabrupto.