Cada vez son más los destinos turísticos que apuestan por la oferta gastronómica de la zona como un reclamo de primer orden. Incluso enclaves con tanta fuerza cultural y arquitectónica como las Ciudades Patrimonio de la Humanidad sucumben a los placeres de la buena mesa. Tal es así que el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, en el que se agrupan las 15 ciudades españolas con esta categoría, ha decidido apostar fuertemente en 2022 por el valor gastronómico de estas destinaciones.

Tampoco se parte exactamente de cero, ya que durante el año que acabamos de cerrar ya se han impulsado algunas políticas turísticas relacionadas con la gastronomía como lo ha sido la creación de una guía gastroturística, que según indican desde la asociación “ha funcionado muy bien”.

Pero teniendo en cuenta que todas las previsiones indican que 2022 será el año de la recuperación del sector turístico, se quiere dar un paso más y potenciar este aspecto con la participación de las Ciudades Patrimonio en distintas ferias gastronómicas. Y como es bien sabido que la unión hace la fuerza, la intención de la nueva presidencia -que este 2022 recae en el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo- es la de presentarse a estos eventos como las 15 ciudades en conjunto.

De esta manera, Álcala de Henares (Madrid), Ávila, Baeza (Jaén), Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida (Badajoz), Salamanca, San Cristóbal de la Laguna (Tenerife), Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda suman empeño en “adquirir mayor prestigio para promocionar así nuestras ciudades de una manera eficaz y que cada vez llegue más lejos”, sentenciaba García Carbayo al cerrar la asamblea general del Grupo de Ciudades Patrimonio en la que se han planteado los retos para este nuevo ciclo.