El director de la Dirección Regional de Piura, José Nizama, comunicó las últimas acciones en torno al contagio de un peruano de 25 años, ciudadano infectado con la variante Omicron del COVID-19 en Japón. Dicho sujeto celebró su matrimonio en Piura antes de viajar al país oriental.

En primer lugar, Nizama indicó que se han identificado a 10 personas que tuvieron contacto directo con el paciente y a otro número similar de contactos indirectos (20 en total). A todos ellos se les ha extraído muestras, que se están enviando a Lima, a fin de determinar si están infectados o no con COVID-19. Más temprano el Minsa informó que los resultados estarían listos en cinco días.

Le hemos hecho la prueba a 20 personas y las estamos enviando a Lima para que el Instituto Nacional de Salud haga el secuenciamiento genético para determinar si están contagiadas o no de COVID-19, y si es así, qué tipo de variante sería”, indicó Nizama en RPP.

De esta 20 personas, el funcionario precisó que 10, y no 14 como dijo más temprano el ministro de Salud Hernando Cevallos, estuvieron en contacto directo con el caso de Ómicron, pues asistieron a su boda. “Fue una reunión muy privada, no ha sido masiva”, comentó también. Las otras diez personas son contactos directos de estos invitados.

Nizama agregó que se están haciendo los cercos epidemiológicos con cada una de las familias que han participado para hacerles la vigilancia correspondiente.

Están en aislamiento y por reserva no podemos dar más detalles de ellos, pero sí se les ha notificado su estado actual de riesgo por haber estado en contacto directo e indirecto con la persona que ha sido diagnosticada con esta nueva variante en Japón”, dijo.

En caso haya casos positivos, dijo, se continuará con el aislamiento y la posible detección de más casos.

Esta mañana el ministro de Salud señaló que hasta el momento solo la esposa del caso detectado presenta síntomas como fiebre y dolor de garganta, pero al igual que el resto se tendrá que esperar los resultados de las muestras tomadas.