La pandemia de la COVID-19 aceleró el movimiento de la revolución digital y se convirtió en el mayor experimento en la historia del trabajo.

Según un estudio desarrollado por The Work Trend Index en 31 países, y con una muestra de más de 30.000 encuestados, el 73% respondió que prefiere el trabajo flexible, es decir un híbrido entre presencialidad y modalidad remota, que fue calificado como inevitable. Mientras que el 67% de los colaboradores quieren mayor cantidad de trabajo presencial o colaboración para la postpandemia.

El sondeo también resaltó que la productividad se mantuvo igual o más alta para muchos empleados (82%) durante el año pasado, pero a un alto costo humano. Uno de cada cinco encuestados dijo que a su empleador no le importa el equilibrio entre el trabajo y la vida.

El 54% de los consultados expresó sentirse con exceso de trabajo y el 39% manifestó estar agotado.

La encuesta añade que la generación Z, los que tienen entre 18 y 25 años, es la más afectada, con un 60% de disconformidad respecto del trabajo remoto, ya que el networking se ha vuelto mucho más complicado desde el cambio al trabajo completamente remoto, especialmente para aquellos que ingresaron o cambiaron de equipo durante la pandemia.

“Asegurar que la Generación Z tenga un sentido de propósito y bienestar es un imperativo urgente en el cambio a híbrido”, señaló el informe.

Por último, se destacó que la dificultad para trabajar en red está poniendo en peligro la innovación. El texto refirió que los equipos están más aislados en un mundo de trabajo digital.

Así, las tendencias de colaboración en Microsoft Teams y Outlook muestran que las interacciones con el equipo inmediato, o red cercana, se fortalecieron con el cambio al trabajo remoto. Sin embargo, nuestras interacciones fuera de ese equipo, o redes distantes, han disminuido.

“En pocas palabras, las organizaciones se volvieron más aisladas de lo que eran antes de la pandemia. Y aunque las interacciones con nuestras redes cercanas siguen siendo más frecuentes que previamente a la pandemia, la tendencia muestra que incluso estas interacciones con equipos cercanos han empezado a disminuir con el tiempo”, sostuvo la pesquisa.