Por más de medio siglo la comunidad científica creyó que el centro de la Tierra era hierro sólido comprimido envuelto por un núcleo externo líquido. Sin embargo con el paso del los años y los avances científicos se han logrado conocer nuevas cosas sobre el planeta.

De hecho, una reciente investigación del Instituto de Geofísica y Planetología de Hawái (EE.UU.) y de la Agencia de Ciencia y Tecnología Marina-Terrestre de Japón encontró que la firmeza del núcleo de la Tierra varía de metal duro a semiblando y líquido.

Según el portal ‘Live Science’, uno de los investigadores Rhett Butler explicó que el descubrimiento inició luego de que se dieran cuenta que las ondas sísmicas creadas por fuertes terremotos viajaban a través del núcleo de la Tierra hasta el otro lado del globo, pero algunas de ellas no atravesaban la ‘bola de metal’ sino que se desviaban.

Dicha inconsistencia hizo que el científico se preocupara por los hacer coincidir los datos. “Cuando estás en este negocio, tienes que hacer coincidir los datos”, dijo al medio mencionado.

Así las cosas el experto y su equipo reevaluaron su idea de que el núcleo interno de la Tierra era sólido en su totalidad, llegando a determinar que el núcleo tiene bolsas de hierro líquido y blando cerca de su superficie.

“Observamos muchos detalles dentro del núcleo interno que no veíamos antes”, señaló Butler.

La conclusión a la que llegaron es que el centro del planeta: “Tiene superficies duras contra el hierro fundido o blando. Así que estamos viendo muchos detalles dentro del núcleo interno que no veíamos antes”, concluyó el investigador.

De acuerdo con la sismóloga Jessica Irving, quien no participó de la investigación, este tipo de estudios permiten conocer más la Tierra, y cuanto más se analiza su núcleo, “más nos damos cuenta de que no es una aburrida gota de hierro (…) Estamos encontrando un mundo oculto completamente nuevo”, explicó en una entrevista sobre el tema con el portal especializado WordsSideKick.com.

Cabe explicar que los geofísicos se basan en los datos de las ondas sísmicas de la Tierra, ocasionadas por los terremotos, para recrear una imagen del funcionamiento interno del planeta.