La principal aerolínea estadounidense se ha visto afectada por el recorte de personal que realizó durante la pandemia y a los problemas climáticos de los últimos días.

La aerolínea mas grande de Estados Unidos, American Airlines, suspendió en total 1.500 vueltos este fin de semana debido a falta de personal y problemas climáticos. Tan solo el domingo 31 de octubre canceló 634 viajes, lo que representa la cuarta parte de los vuelos programados para esta fecha, según FlightAware, plataforma que brinda datos y productos de seguimiento de las aerolíneas en tiempo real.

“Con los problemas con el tiempo, nos empezamos a quedar justos de personal cuando los miembros de la tripulación quedan fuera de su secuencia regular de vuelos”, informó American Airlines en un comunicado a CNN.

De acuerdo con la compañía, los fuertes vientos en en la zona de Dallas-Fort Worth, donde se encuentra ubicado su aeropuerto central, redujeron de forma drástica sus aterrizajes.

El viernes la aerolínea canceló 342 y el sábado hizo lo mismo con 543 vuelos.

Un problema que afecta a todas las aerolíneas

Durante la crisis ocasionada por la pandemia de la COVID-19, American Airlines redujo gran parte de su planilla, principalmente, por la disminución de viajes durante este periodo. Mientras se llevan a cabo los intentos por contratar más personal, las interrupciones en sus servicios han sido frecuentes.

Sin embargo, no es la única aerolínea que ha afrontado este tipo de inconvenientes. Southwest Airlines, durante los primeros días de octubre, canceló más de dos millares de viajes y, durante este fin de semana, recortó 185 vuelos, es decir, el 5% de su operación dominical.

Por su parte, Spirit Airlines canceló unos 2.000 vuelos en agosto, dejando varados a miles de pasajeros y culpó a la programación como un factor importante en las interrupciones. Luego de aquel inconveniente recortó sus horarios y señaló que las suspensiones le constaron 50 millones de dólares.