Meta del Gobierno. Entre las operaciones vigentes y las futuras en regiones no concesionadas, el gas de Camisea llegaría a más hogares en cinco años. A la par, el Ejecutivo renegociará los contratos con el consorcio que opera los lotes 88 y 56.

Al 2026, es decir, cuando se cumpla el mandato presidencial de Pedro Castillo, la meta es que tres millones de familias a nivel nacional cuenten con gas natural en sus domicilios, según dio a conocer la Presidencia de la República.

A junio de este año, son 1 millón 398.834 las conexiones residenciales de gas natural en todo el Perú. Previsiones iniciales del Gobierno avizoran que el energético barato y limpio que se extrae de Camisea esté presente en 1 millón 600.000 de hogares al término del 2021.

Al 2025, el número de usuarios residenciales sube considerablemente a 2 millones 585.058, pero solo considerando las actuales regiones concesionadas.

Para llegar a los tres millones de hogares, el Gobierno pronostica que serán 20 las regiones del país que, al término de este quinquenio, gocen de los beneficios del hidrocarburo que se extrae del Lote 88.

Actualmente, 11 regiones cuentan con gas natural, estas son: Lima, Callao, Ica, Áncash, La Libertad, Lambayeque, Cajamarca, Arequipa, Moquegua, Tacna y Piura. Solo en tres regiones, el gas llega a través de red de gasoductos, mientras que al otro grupo lo hace a través de camiones de GNL o gasoductos virtuales.

Llegar a la meta

En la víspera, desde el Ejecutivo se aclaró que a la par de la renegociación de los contratos con el Consorcio Camisea, también se abordará la política de masificación del gas natural.

En recientes declaraciones desde el Cusco, la premier Mirtha Vásquez afirmó que se discutirá técnicamente cuál es la propuesta menos costosa y rápida para llevar el gas a más hogares peruanos.

Entre las alternativas, algunas mencionadas por el propio Consorcio Camisea, según reveló Vásquez, está avanzar en mayor infraestructura (gasoductos) o distribuir el gas a través de camiones (de GNL) tal como ya ocurre en otras concesiones del país.

Según estimados del Ministerio de Energía y Minas (Minem), un nuevo proyecto de masificación en las regiones de Puno, Cusco, Junín, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac y Ucayali, permitiría que en cinco años (iniciando este 2021) se conecte a 400.000 familias adicionales.

La cifra de inversión (entre infraestructura e instalación), y que se pagará con recursos del Fise y/o Sise, es ligeramente superior a los US$ 1.020 millones, monto cinco veces mayor a la inversión del desaparecido proyecto 7 Regiones, pero que a diferencia del nuevo esquema buscaba llevar el gas a las regiones a través de camiones; por ello, se deduce que el nuevo proyecto de gas para las regiones no concesionadas se hará a través de gasoductos.

Asimismo, se propone que sea Petroperú –con recursos del Fise– sea quien en representación del Estado se encargue del desarrollo de las redes de gas.

Convenios con Bolivia respecto al gas

Este sábado se llevó a cabo el VI Gabinete Binacional Perú-Bolivia en La Paz. Foto: Presidencia

Este sábado se llevó a cabo el VI Gabinete Binacional Perú-Bolivia en La Paz. Foto: Presidencia

En el marco de la Reunión del Gabinete Ministerial Binacional de Ministros Perú-Bolivia, el Minem suscribió cuatro convenios de cooperación con sus pares bolivianos.

Uno de ellos desarrollará estudios para determinar la factibilidad técnica y económica de interconectar el proyecto para construir un gasoducto hacia el sur con un posible ducto de Bolivia.

Otro convenio suscrito ayer es para implementar un proyecto de comercialización de GLP que contribuirá al abastecimiento del sur y beneficiará a la población con precios más accesibles y competitivos.

grupo larepublica