A pocas horas de cambiar a la totalidad del directorio de Perupetro, Iván Merino fue removido como ministro de Energía y Minas. La terna del nuevo directorio de la agencia estatal contaba con el consenso del Minem y del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). A la fecha se desconoce si el nuevo titular del sector, Eduardo González, moverá fichas en este entidad clave de cara al anuncio del gobierno respecto a la renegociación de los contratos de Camisea.

Lo que sí se conoce es que el actual directorio y plana gerencial, son herencia del gobierno de Martín Vizcarra y Francisco Sagasti. Asimismo, de acuerdo con el registro de visitas del Minem, tanto Seferino Yesquén (presidente del directorio de Perupetro), como Daniel Hokama (gerente general), se reunieron hasta en tres oportunidades con el ministro González, siendo la última reunión de trabajo ayer martes 19 de octubre.

Ambos funcionarios han participado, además, en las reuniones de trabajo de la “Comisión Multisectorial para ampliar las reservas de gas natural y fortalecer la industria de los hidrocarburos para la masificación del gas natural a nivel nacional”. En esta comisión, Perupetro hace las veces de secretaría técnica.

Rol estratégico

Hacia adelante Perupetro tendrá el rol protagónico en la renegociación pues, de acuerdo a ley, solo esta entidad tiene el mandato de sentarse a renegociar con las licenciatarias, para este caso puntual, con el equipo técnico del Consorcio Camisea. Asimismo, la comisión negociadora deberá ser designada por Perupetro, tarea en la que hoy se encuentra abocada, según supo La República.

Diversas voces del sector energético reconocen lo trascendente de Perupetro como entidad responsable de la negociación y renegociación de los contratos de hidrocarburos, pero señalan que, por esa misma relevancia, en la renegociación del Contrato de Camisea, se supone que el Ejecutivo designará profesionales con experiencia en economía de contratos y sobre todo en proyectos de gas natural, profesionales que no hay actualmente en Perupetro.

En esa línea, Víctor Sanz, docente principal de la UNI y exdirector de Perupetro, aseveró que el tema Camisea debe ser tratado con mucho cuidado.

Según voces del sector energético, Perupetro no cuenta con profesionales expertos en economía de contratos y sobre todo en proyectos de gas natural. Foto: Andina

Según voces del sector energético, Perupetro no cuenta con profesionales expertos en economía de contratos y sobre todo en proyectos de gas natural. Foto: Andina

Por un lado, agregó, se le debe exigir un agresivo plan de inversiones al Consorcio Camisea, pero al ser esta una tarea de Perupetro, la entidad debe tener gente capaz e idónea.

“No veo que el gobierno esté en condiciones de enfrentar nada (de la renegociación). Perupetro hoy tiene un directorio limitado, pueden ser muy buenos abogados o economistas pero técnicamente no saben de petróleo. El presidente (Yesquén) puede ser petrolero pero es una persona muy limitada para el cargo. Ese señor está de adorno allí, sinceramente yo no le tendría confianza en nada. Hay que poner gente más capaz e importante, que sepa y que ayude con conocimientos”, exhortó Sanz.

Perupetro niega incompatibilidad

Funcionarios de Perupetro han laborado en empresas del Consorcio Camisea o vinculadas a él. Fuentes del sector, aseguran que aunque no es ilegal, sí consideran un error político en la medida que la entidad tendrá entre sus manos la principal renegociación que impulsa el gobierno.

”Desde que asumen sus actividades como funcionarios del Estado, no defienden intereses privados y dedican sus esfuerzos a promover la actividad de hidrocarburos en beneficio de todos los peruanos”, aseveró Perupetro a La República.

Claves

Lotes. Se debe señalar que Camisea no es solo los lotes 88 y 56. Expertos en la materia indican que cuando se habla de masificación y del gasoducto, entonces también se habla del gas de los lotes 57 y 58 de Camisea.

Advertencia. “Por eso es importante que quienes participen no tengan vínculo no solo con el consorcio, sino también con CNPC”, subrayó una fuente.