La Asociación de Exportadores (ADEX), quienes participaron en el roadshow “Uruguay, una plataforma de negocios e inversiones sostenibles”, señaló que varios países vecinos —que desde hace unos meses visitan el Perú informando de sus buenas condiciones de desarrollo— buscan captar inversiones de empresas locales.

Según el Banco Central de Reserva (BCR), hubo una salida neta de capitales por más de US$ 13,000 millones entre enero y agosto, debido a la incertidumbre política y económica.

El presidente de ADEX, Erik Fischer Llanos, manifestó que Perú no da buenas señales y eso es claro, “por eso otros países vienen a tentar a los capitales nacionales que buscan estabilidad, confianza, un ambiente en el cual puedan ser competitivos”, comentó.

Durante el roadshow, el ejecutivo sostuvo que Uruguay sabe acoger la inversión, debido a que se desarrolla en un marco de democracia, estabilidad y a través de los años se muestra como una de las economías más ordenadas de la región, respetuosa de sus compromisos y con muy bajos niveles de corrupción.

Estabilidad económica

En tanto, el embajador de Uruguay en Perú, Luis Hierro López, indicó que su nación es una democracia muy afianzada, caracterizada por su clase media, integrada socialmente, sin conflictos históricos graves que en los últimos años dio lecciones de gobernabilidad.

Desde 1985 transitaron por el Gobierno todos los partidos políticos, de la izquierda, centro y derecha y lo han hecho en paz, aceptando las reglas de juego. Durante 15 años gobernó un conglomerado de la izquierda que impulsó algunas reformas, (pero) manteniendo las reglas de juego y eso es lo que nos caracteriza a lo largo de la historia”, mencionó.

Todos los partidos políticos –continuó– están obsesionados por la gobernabilidad y esto puede ser una señal para el sistema político peruano, la estabilidad institucional, política y económica van de la mano. “No puede haber estabilidad económica si no hay estabilidad política”, puntualizó.

En este evento se recordó que ambos países tienen vigente el acuerdo complementario N° 58 a través del Mercosur, que permitió desde el 2006 desgravar casi todo el universo arancelario, gracias al cual Perú multiplicó sus exportaciones por 3 y Uruguay por 7. “Le hemos planteado al Gobierno peruano la necesidad de firmar un acuerdo a fin de evitar la doble tributación”, subrayó Hierro López.

El socio director del Estudio Pérez del Castillo Escribanos y Abogados de Uruguay, Federico Pérez del Castillo, expresó que su país ofrece a los residentes interesados en invertir un paquete extenso y amplio de exoneraciones fiscales y tributarias.

En ese sentido, las empresas que deseen instalarse en cualquiera de las 11 zonas franca tendrán carga impositiva cero. Se brinda incentivos a las compañías del sector forestal y construcción o refacción de viviendas (no pagarán el Impuesto a la Renta ni Impuesto al Patrimonio por 10 años, según la Ley de Promoción Social).

Para las empresas extranjeras que estén fuera de las zonas francas, Uruguay tiene las puertas abiertas y también les ofrece una serie de ventajas. No es necesario que tengan un socio uruguayo, pueden repatriar fondos a su país de origen sin cargo ni impuestos, abrir cuentas bancarias rápidamente y abrir su empresa de forma ágil y sencilla. La carga impositiva es igual al del empresario uruguayo”, manifestó.

Agregó que tienen una estabilidad política que los pone en el puesto N° 1 en América Latina. Los rubros más atractivos son el agronegocios alimenticio, turístico e inmobiliario. “El sector agro representa el 50% del total de las exportaciones uruguayas”, acotó.

Ecuador

Los asociados de ADEX también fueron invitados a invertir en Ecuador. La ahora exembajadora de esa nación en Perú, Eva García Fabre, indicó que su economía dolarizada permite una estabilidad económica y baja inflación, así como estabilidad jurídica y fiscal. Además, ofrece una eficiente infraestructura (carreteras, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones y otros).

Ecuador tiene la figura del ‘contrato de inversión’ que garantiza los incentivos tributarios en el futuro, a pesar de posibles cambios políticos. Están dirigidos a inversiones de al menos US$ 1 millón, cuyo monto en el primer año sea de US$ 250 mil.

El país vecino tiene cinco Zonas Especiales de Desarrollo Económico (ZEDEs) espacios productivos con condiciones de destino aduanero, en las cuales se puede acceder a varios beneficios: 0% de Impuesto a la Renta, 0% de aranceles para mercancías importadas, créditos tributarios en compras de maquinaria y materia prima, entre otros.

Panamá

En julio pasado se realizó otra reunión con la participación del presidente de la Cámara de Comercio de Panamá, José Ramón Icaza; el ministro de Comercio e Industrias de Panamá, Ramón Martínez; el presidente del Consejo Empresarial Logístico de Panamá (COEL), Alberto López Tom y empresarios del gremio, en la que se indicó que esa nación ofrece estabilidad política, monetaria, buena infraestructura (transporte y logística), entre otros.

Se dieron detalles de los regímenes de inversión como la Ley de Sede de Empresas Multinacionales (SEM), Ley de Zonas Francas, Régimen Especial para el Establecimiento y la Operación de Empresas Multinacionales para la Prestación de Servicios Relacionados con la Manufactura (EMMA) y el Programa de Residencia para Inversionistas Calificados, que ofrece exenciones laborales y visas especiales de trabajo para las empresas (SEM y EMMA).