La experiencia en Perú con la banca de fomento no es buena y repetirla es inconveniente para el fisco, señaló a Correo el especialista en derecho bancario, Rolando Castellares.

Pero, considera más factible entregar créditos a los agricultores mediante la banca de segundo piso, en la que los recursos del Estado se coloquen a través  de entidades financieras comerciales, como cajas municipales y rurales, así como edpymes.

Así, esas entidades comerciales tomarán el riesgo de entregar créditos, aplicando una calificación crediticia adecuada para evitar que la morosidad (falta de pago) sea un problema muy serio.

“Una banca de fomento siempre ha tenido una morosidad superior al 10%, es decir, la gente confunde créditos que entrega el Estado con subsidios; les preocupa poco pagar sus deudas porque saben que es recurso estatal”, precisó.

Agregó que la principal característica de un banco de fomento es la alta morosidad.

Confusión. En tanto, el ex ministro de Agricultura, Milton Von Hesse, dijo a este diario que persistir por la vía populista, de entregar créditos  mediante la banca de fomento, no es una buena idea.  “De cada 10 soles que ha prestado el Agrobanco, entre el 2016 y el 2021, no ha recuperado S/ 9″, precisó.

Dijo que, en 2013, cuando fue ministro del sector, la tasa de morosidad  de Agrobanco  no era superior del promedio de la banca comercial.

Explicó que entre el 2016 y el 2021 una serie de malas decisiones populistas hicieron que se tenga un ratio de morosidad muy alto en las colocaciones (créditos).

“El populismo ha llevado a quebrar bancos de fomento, insistir con la misma herramienta no significa que se solucionará el problema de los agricultores”, agregó.

Refirió que es lamentable que se insista con un banco de fomento, pensando solo en el aplauso de las tribunas sin buscar medidas efectivas para solucionar el problema de financiamiento de los pequeños agricultores del país.