El Banco de América prevé que los precios del petróleo se ubiquen por encima de los US$ 100 dólares el barril por primera vez desde 2014 debido a la crisis energética mundial, según información otorgada por el portal Bloomberg.

Un aumento en la demanda de diésel podría llevar al crudo a un territorio similar al del gas natural, cuya cotización se ha duplicado.

Así, el diésel podría subir por encima de los US$ 120 el barril, con una caída de las reservas debido a que las refinerías priorizaron la producción de gasolina en los últimos meses. Otros carburantes a base de petróleo utilizado en calefacción ya están experimentando un aumento, con los precios del propano en Estados Unidos en su nivel más alto desde 2014.

“Con la política monetaria y fiscal estirada al límite y los costos de la energía aumentando como parte de la producción económica, el aumento de los precios del petróleo podría a su vez crear una macro crisis”, dijo el banco en una nota difundida el último viernes 1 de octubre.

El repunte del crudo estaría impulsado por tres factores: cambio de gas a petróleo como resultado de los altos precios del gas, un aumento en el consumo de crudo durante un invierno frío y una mayor demanda de aviación a medida de que Estados Unidos reabre sus fronteras.

“Si todos estos factores se juntan, los precios del petróleo podrían subir y conducir a una segunda ronda de presiones inflacionarias en todo el mundo”, escribieron en la nota analistas como Francisco Blanch. “Dicho de otra manera, es posible que estemos a una tormenta del próximo macrohuracán”, añadieron.

Al clima más fresco también se sumaría la inversión insuficiente en materias primas a raíz de los bajos rendimientos lo que impulsará los precios del petróleo más altos a largo plazo.

“Un aumento de varios años en los precios del petróleo crudo está ahora en las cartas”, dijo el banco.

Con información de Bloomberg.