Hasta el momento, casi 16 millones de peruanos ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, mientras que alrededor de 11 millones ya cuentan con ambas dosis. Este importante avance en el proceso de inmunización ha demostrado varios resultados, especialmente, en reducir la cantidad de personas que se agravan por la COVID-19 o que terminan por perder la vida. Así lo dio a conocer el Ministerio de Salud (Minsa), en un cuadro donde se compara la diferencia entre pacientes vacunados y no vacunados.

La data mostrada por la institución hace un comparativo entre los grupos mencionados desde 8 de febrero, fecha en la que inició la vacunación en el Perú con el personal de salud, hasta el miércoles 29 de septiembre.

De acuerdo al Minsa, en estos casi ocho meses se hospitalizaron 25.694 pacientes, de los cuales, el 93,57% no estaba vacunado con ninguna dosis. El porcentaje se reduce considerablemente a 3,71% en aquellos que tienen al menos una aplicación, y baja hasta 2,71% con dos dosis.

De igual manera, ocurre en el número de pacientes que tuvieron la necesidad de recibir ventilación asistida en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). El 90,91% de los que ingresaron a esa área no contaban con ninguna dosis. El 5,44% solo tenía una aplicación y solo el 3,65% recibieron ambas vacunas.

Asimismo, de los 10.717 fallecidos en ese periodo por COVID-19, el 94,05% no estaba vacunado, el 4,48% tenía una sola aplicación y el 1,47% ambas dosis.

Avance de la vacunación en población adulta muestra resultados positivos. Foto: Minsa

Avance de la vacunación en población adulta muestra resultados positivos. Foto: Minsa

De acuerdo al Repositorio Único Nacional de Información en Salud (Reunis), a la fecha el Minsa ha administrado 26 858 827 dosis. Los 10 955 033 que ya están totalmente inmunizados representan el 39% de la población objetivo, es decir, los mayores de 12 años.

En este punto del proceso, el Minsa ha decidido administrar una tercera dosis para los trabajadores de la salud y personas vulnerables, como adultos mayores y aquellos que padecen comorbilidades, quienes fueron los primeros en recibir la vacuna.

La decisión se basa en que hay evidencia científica de que los anticuerpos generados por las vacunas disminuyen al cabo de unos meses. Así lo aseguró el ministro de Salud, Hernando Cevallos, quien confirmó que se usarán los fármacos de Pfizer y AstraZeneca para el refuerzo.

“Distintos estudios nos señalan que la efectividad de las vacunas con el tiempo desciende levemente, no de manera abrupta, y tenemos sectores que están en permanente contacto con pacientes COVID-19, que están enfrentados a una carga viral durante muchas horas, y son justamente los trabajadores de la primera línea”, dijo el titular del Minsa.

Por su parte, el viceministro de Salud, Gustavo Rosell, anunció que en los próximos días se conocerán los protocolos y las fechas para las dosis de refuerzo.