En julio, como parte de las actividades por la celebración del Bicentenario de la Independencia del Perú, se efectuará una muestra en honor de uno de los personajes más icónicos de Lima: la tapada. Se exhibirán en varios espacios públicos estatuas de fibra de vidrio intervenidas por distintos artistas.

El personaje de la tapada estuvo presente entre los siglos XVI y XIX, es decir, durante todo el Virreinato y la transición a la República. El manto y la saya no fueron prendas de represión, sino, por el contrario, permitieron a las mujeres que usaban estas prendas desenvolverse con libertad.
“Con este proyecto queremos reivindicar a este personaje como un símbolo de la libertad femenina y del mestizaje, y queremos redefinir a la tapada como un ícono del bicentenario”, explica José Carlos López, el director de estrategias de la agencia Piedra Rosetta, empresa que promueve el proyecto.
Símbolo
“Serán decenas de esculturas repartidas por lo puntos de mayor tránsito peatonal y vehicular de Lima para ser vistas por millones de personas cada mes”, agregó el portavoz.
Este proyecto ha contado con el apoyo de diversos aliados institucionales. En el evento de lanzamiento, el ministro de Cultura, Alejandro Neyra, manifestó su entusiasmo y saludó el proyecto de Las Tapadas Galería Urbana y que se pueda desarrollar y tener presencia en distintos lugares.
“La figura de las tapadas en este año del bicentenario, además, es completamente representativa e histórica porque es una figura que forma parte de nuestras tradiciones y que, además, ha sido recogida por numerosos escritores y viajeros de otros países que llegaron al Perú en distintos siglos, durante la Colonia y también a inicios de la República”, expresó.