Son 426 cooperativas de ahorro y crédito (coopac) registradas en el país, de ellas, 236 son pequeñas con menos de S/ 2 millones en activos. Pero ninguna, todavía, puede brindar a sus miles de ahorristas la cobertura del Fondo de Seguro de Depósito (FSD), es decir, una protección a los ahorros, pues todavía está en fase de implementación.

Para que dicho FSD-Coopac funcione, primero las cooperativas deberán pagar una prima por 24 meses consecutivos, según exige la ley que las regula. Y dicha contribución recién comenzará a correr desde abril del 2022. Es decir, recién en abril del 2024, los socios ahorristas contarán con la cobertura del seguro por hasta S/ 10.000 (ver infografía).

En tanto, ¿cuál es la protección que tienen los clientes de las coopac? Para el gerente de la Cooperativa San Martín de Porres (Tarapoto), Atilio Carhuaz, las mismas entidades como la SBS –que está a cargo de la supervisión– deben “mostrar los estados financieros de las cooperativas y el nivel patrimonial. Esta es la forma de darle confianza al cliente”, dijo.

Mientras que la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) aconsejó a los socios involucrarse en la elección del Consejo de Administración, así como asistir a las reuniones de Asamblea General o solicitar información al respectivo delegado de la cooperativa.

Apoyo estatal temporal

Pero más allá de la mala administración que ocurrió en algunas cooperativas –que originó la disolución de la Cooperativa Aelu, por ejemplo–, los estragos de la pandemia en la actividad económica han impactado en el segmento de menores ingresos, haciendo eco también en el sistema financiero y cooperativo.

Por ello, “con la finalidad de calmar esta suerte de preocupación sería bueno anunciar, que dada la excepcionalidad de esta coyuntura, temporalmente el Estado pueda asumir la cobertura del seguro de depósito en las cooperativas, con cargo a que cuando el FDS-Coopac esté vigente, devuelva el dinero al Estado”, propuso Juan José Marthans, exjefe de la SBS.

En diálogo con La República, resaltó que la labor que realiza la Superintendencia para ordenar el mercado de cooperativas debe ser respaldada. “Espero que no haya más (casos de liquidación)”, anotó. Asimismo, explicó que el monto a financiar “no debe ser una megacifra, es un apoyo de carácter social”, agregó y, en ese sentido, indicó que tendría que ser el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), junto con el Banco Central de Reserva (BCR) y la SBS, quienes realicen el cálculo del apoyo.

“Es lamentable que los ahorros de una vida se pierdan”, dijo Atilio Carhuaz, de la Cooperativa San Martín, quien ha señalado que en dicha región la preocupación de los socios es por la lenta recuperación de la economía.

“Se esperaba una dinámica más efectiva e inmediata con el cambio de Gobierno, pero no ha sido así, vemos que hay preocupación que evita que puedan arriesgar más en sus inversiones. Por eso, también es importante que puedan reactivarse los créditos de Mivivienda porque reactivará el sector construcción, que es el que bastante empleo genera”, señaló.

Cabe indicar que, de acuerdo a la Federación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito (Fenacrep), el caso de Aelucoop, la tercera cooperativa más grande del país, fue “un caso aislado”, mientras que el resto de cooperativas “en general están muy sólidas”, expresaron.

Datos

Inicio. En julio del 2018 se promulgó la ley que facultó a la SBS a supervisar a las cooperativas de ahorro y crédito.

Supervisión. Más de 47 cooperativas se han disuelto en los últimos años por diferentes motivos.

grupo larepublica