El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) mejoró su proyección sobre el crecimiento de la economía del país, medido en el Producto Bruto Interno (PBI) para este año de 10% a 10,5% -el mayor avance de los últimos 27 años-, de acuerdo al Marco Macroeconómico Multianual (MMM) 2022-2025, publicado ayer por el MEF.

El optimismo del MEF se explica, en parte, por el buen desempeño de la producción en el primer semestre del año -el PBI creció 20,9%-, también por el avance de la vacunación que permitió el impulso de la demanda interna, y a un efecto estadístico. No obstante, para lo que resta del año, prevé que el PBI modere su crecimiento en un “contexto de disipación del efecto estadístico y mejora gradual de la confianza de los agentes económicos”.

Así, la recuperación de la economía conllevaría a que el déficit fiscal del país baje de 8,9% del PBI en 2020 a 4,7% este año, en el marco del compromiso por la sostenibilidad fiscal.

En esa línea, el MEF señaló que el crecimiento estará acompañado de indicadores sólidos: el riesgo país terminó en 153 puntos el 20 de agosto (previo al voto de confianza del gabinete Bellido), siendo menor que Colombia y Brasil. En tanto, las Reservas Internacionales Netas (RIN) alcanzaron los US$ 73,5 mil millones en agosto 2021, equivalente al 33,7% del PBI, mayor en comparación a Brasil, Colombia, Chile o México.

Para el Consejo Fiscal, sin embargo, los estimados del Gobierno para el 2021 “seguirán condicionados a la evolución de la pandemia y de la incertidumbre política”, señaló en un comunicado.

Asimismo, exhortó a las autoridades políticas y económicas a generar las condiciones necesarias para una recuperación más sólida de la actividad económica. “Para ello, es necesario implementar mecanismos de diálogo y brindar señales apropiadas para impulsar la recuperación de las expectativas”, añadió.

Previsiones para el 2022

Para el próximo año, el MEF mantuvo su proyección del PBI en 4,8%, alentada por el incremento del gasto privado, el avance de las exportaciones ante el inicio de producción del proyecto minero Quellaveco, y la mejora de la demanda externa, considerando un mejor control de la pandemia y la continuidad de la vacunación.

En tanto, la demanda interna alcanzaría una tasa de crecimiento de 4,4% en 2022 -se prevé incrementar los aforos de las actividades económicas-, mientras que el gasto público, que se enfocaría en expandir servicios a la población, aumentará 3,2%.

Al respecto, el Consejo Fiscal también dio a conocer su preocupación sobre las expectativas para el 2022, por lo que recomendó “adoptar una actitud prudente que se refleje en las proyecciones a partir del 2022, ya que el rebote económico en 2021 y el repunte en los precios de las materias primas -la cotización del cobre alcanzaría los US$ 390 la libra y el zinc los US$ 120 la libra- podrían dar una sensación de bonanza económica inexistente.

Inversión privada: los proyectos

La inversión privada crecería 20% en 2021, favorecida por un fuerte impulso de la inversión no minera y un efecto estadístico positivo. En 2022 crecería 5,5%, explicado por los avances de la ejecución de la Línea 2 del Metro, ampliación del Aeropuerto Jorge Chávez, Terminal Portuario Chancay, Terminal Puerto Salaverry, Terminal Portuario Muelle Sur, Bicentenario, entre otros.

Infografía - La República

Infografía – La República

Crecimiento por rebote estadístico

Por Marcel Ramírez, profesor de la escuela de gestión pública de la UP

Pese a que el ministro de Economía, Pedro Francke, expuso algunas ideas de su política de gobierno, todavía no se ha terminado de resolver la incertidumbre política y, por lo tanto, este segundo semestre no sería tan auspicioso como lo proyecta el MEF.

Hay que hacer un seguimiento más cercano de la evolución de la economía en estos meses, aunque dudo que lleguemos a esa proyección de 10,5%.

Cuando uno habla de crecimiento, está hablando de un aumento de la capacidad productiva del país, acá estamos observando un rebote. Es lógico que el Perú sea el que más va a crecer porque es el país que más cayó. Es un escenario optimista. ¿Qué pasará si las cosas no suceden como se plantea? Todas las cifras se van a alterar, la recaudación no va a ser tan alta y, por lo tanto, la deuda va a ser mayor. Eso es lo que no está claro, cómo se va a enfrentar en caso las proyecciones no fueran tan optimistas como lo considera el MEF.

Infografía - La República

Infografía – La República