El cineasta James Bridges dirigió poco y su filmografía tuvo altos y bajos a lo largo de dos décadas. Con Perfect en 1985 casi sepultó la carrera como actor de John Travolta (la verdad es que es una película que se deja ver y que no es tan mala como señaló la crítica en los años ochenta) y con El Síndrome de China (antes comentada en Espectador Errante) se alzó como uno de los cineastas favoritos de la Academia allá por 1979. Otras obras conocidas de Bridges fueron Urban Cowboy, también con Travolta y en compañía de Debra Winger, y Bright Lights, Big City con un joven Michael J. Fox atrapado en el mundo de las drogas.

A través de este comentario quiero rescatar The Paper Chase, estimable filme de 1973 con el protagónico de Timothy Bottoms, Lindsey Wagner y John Houseman, y basada en la novela homónima de John Jay Osborn Jr. Bottoms interpreta a Hart, estudiante de primer año de la Facultad de Leyes de Harvard. La película relata sus esfuerzos e interminables jornadas de estudio para poder cumplir con los requisitos necesarios para convertirse en un buen abogado, además de pasar la clase de derecho contractual del profesor Kingsfield (Houseman), una de las mentes más brillantes de Harvard y cuya clase suele determinar el éxito o fracaso de sus estudiantes.

Al ver The Paper Chase no pude evitar recordar mis años de estudio en la universidad, en maratónicas jornadas de estudio individuales o en grupo para poder interiorizar y memorizar conocimientos que nunca me preguntaron en mis diversas experiencias laborales. El punto de vista de The Paper Chase es un poco distinto, ya que aquí los estudiantes se mueven en uno de los círculos educativos más exigentes como lo es el ámbito del derecho y en uno de los campus universitarios con más tradición en el mundo. Cuando estudié periodismo también me tocó enfrentar materias complejas, así como académicos que eran dioses, temidos y admirados por igual. En el filme de Bridges la severidad y la exigencia es Kingsfield, un formidable John Houseman que antes de convertirse en actor había sido colaborador de Orson Welles y productor de distintas películas en las décadas del 40, 50 y 60. En The Paper Chase desborda la pantalla con su rostro serio y algo amargado. Literalmente es un libro con patas que pone a prueba a sus alumnos en una especie de carrera por obtener el favoritismo de este legendario profesor. La sala de clases es su reino y los espacios entre mesas y sillas suelen definir entre quienes son los más aptos o no para convertirse en futuros abogados, en la herencia de Harvard y sus códigos. Houseman obtuvo el Oscar a Mejor Actor Secundario por su rol de Kingsfield.

James Bridges realiza su filme en un tiempo en que no había demasiada tecnología, pero sí mucha competencia al igual que hoy. Los estudiantes de derecho de Harvard literalmente se juegan la vida entre libros que parecen más ladrillos de conocimientos e infinitas terminologías difíciles de aprender. Hart casi no duerme estudiando. Es buena persona y, a diferencia de sus compañeros de estudio, no es competitivo o mezquino con sus aptitudes. Sólo compite consigo mismo y contra la leyenda de un profesor al que trata de comprender, y de adelantarse a sus pensamientos y jugadas intelectuales. En este camino se enamora de una mujer que resulta ser la hija de Kingsfield, la que tratará de “sacarlo del pedestal” del derecho y de sus enmarañados símbolos.

The Paper Chase también me recordó esta especie de “castas” que se produce en los ambientes universitarios, en donde algunos son superdotados, otros simplemente sanguijuelas de los aventajados, otros egoístas y, finalmente, los que quedan son los buscan pasar las horas en torno a una carrera que nunca les importó. Bridges desarrolla un relato que más se parece a una carrera contra el tiempo, contra el cansancio y el tedio de leer y leer documentos, libros y papeles que no admiten conjeturas o verdades a medias. Timothy Bottoms (The Last Picture Show, Johnny Got his Gun) realiza un notable rol desde la perspectiva de un joven matándose por no defraudarse a sí mismo o al profesor que admira, si bien recién al final de su primer año logra comprender que sus experiencias estudiantiles tampoco serán la gran epopeya de su vida.

En The Paper Chase se respira el campus de Harvard, sus salones de estudio, pasillos, casinos e instalaciones. La vida del estudiante parece una sobredimensionada burbuja en la que lo único que cuenta son las calificaciones y el beneplácito de un profesor que es tan preciso, frio y funcional como una navaja. También se agradece la elección del director James Bridges en obviar los mensajes moralizantes o aquella cadencia idealista y un poco cansadora de películas como La Sociedad de los Poetas Muertos. The Paper Chase tiene un acercamiento casi documentalista, lo que permite al espectador conectarse con sus propias experiencias. Por ejemplo, no pude dejar de olvidar aquellos fines de semana en que literalmente me encerraba sólo a estudiar y a leer hojas de oficio que parecían no tener fin.

The Paper Chase es una obra muy bien interpretada, con una dirección solvente sin mensajes demasiado dramáticos, aspecto que se agradece. Es la vida de quien estudia literalmente quemándose las pestañas. Al terminar el filme agradecí haber descubierto este estimable trabajo de Bridges, a la vez que me sentí aliviado por no haber estudiado derecho y, en especial, por haber finalizado hace mucho tiempo aquella etapa de maratónicas jornadas de estudio en torno a materias tremendamente innecesarias. Al mismo tiempo, admiré aún más a mis amigos y conocidos que son abogados. También recordé aquellos profesores que me provocaron, interpelaron y que me dejaron varias horas insomne, ya sea por miedo, admiración o porque quizá nunca conseguí comprenderlos del todo. Sin duda, The Paper Chase es un notable filme que es parte del legado del fallecido cineasta James Bridges.

Título original: The Paper Chase (Vida de un Estudiante) / Director: James Bridges / Intérpretes: Timothy Bottoms, Lindsay Wagner y John Houseman / Año: 1973.


Fuente: https://www.espectadorerrante.com/index.php/2019/05/02/the-paper-chase-maratonicas-jornadas-estudio/