Agroindustrias ha sido el sector que obtuvo el mayor crecimiento en Perú durante 2020, en comparación a otras industrias que vieron visiblemente rezagados sus resultados como consecuencia del Covid-19. Gracias a la demanda del mercado internacional, las agroexportaciones peruanas batieron un record histórico en ventas, alcanzando los US$ 6650 millones, es decir, 6% más que las ventas obtenidas durante 2019.

Este año se vislumbra promisorio, ya que solo en el primer trimestre se superaron las ventas en 9% con respecto al año anterior, especialmente por las agroexportaciones de la categoría de frutas, en la que destacaron los arándanos, convirtiéndonos en el primer exportador de esta fruta a nivel mundial, según informó el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri).

Frente a ese escenario, las empresas agroindustriales tienen un gran desafío: competir con calidad en igualdad de condiciones que las empresas globales. Si bien los productos peruanos son cada vez más cotizados y llegan a todas las mesas del mundo, es necesario asegurar su calidad obteniendo total trazabilidad de estos insumos, desde el campo hasta su distribución a los grandes supermercados y retailers en todo el mundo.

La tecnología hace posible la trazabilidad de punta a punta: en la parcela durante la cosecha, determinar su calidad o los pesticidas usados y durante el acopio del producto. Gracias a tecnologías como QR se puede registrar el fundo de donde proviene el fruto, el peso y quién lo cosechó; finalmente, en la planta de producción se continúa almacenando todos los datos de los nuevos procesos hasta obtener el producto terminado.

Obtener el costo del producto en tiempo real es uno de los beneficios que brindan las soluciones digitales para una industria como la agrícola; sería imposible determinar un precio competitivo sin la tecnología; el ahorro de un dólar representa millones para las agroexportadoras donde se manejan grandes volúmenes de productos.

Otro punto importante es que el control de calidad esté en toda la trazabilidad; cuando llegan los contendores a un almacén en cualquier país en el mundo, todos los datos de los lotes paletizados están almacenados en el sistema, por lo que se registra automáticamente todas las incidencias, los datos ingresan a un warehouse donde cada semana se va evaluando la calidad, hasta su entrega al cliente final, que son los principales mercados y retailers en el mundo.

Tecnologías como ERP y soluciones de inteligencia de negocios permiten capturar la información a lo largo del camino, tener la trazabilidad y obtener diferentes indicadores que son compartidos a través de dashboards o tableros dinámicos a las altas gerencias, quienes finalmente son los tomadores de decisiones.

Las soluciones tecnológicas ofrecen hoy en día una serie de capacidades para obtener una mayor rentabilidad en la industria, gestionar las diversas actividades agrícolas que se desarrollan en cada fundo, permitiendo una mayor eficiencia en la planificación, ejecución y control de cada uno de los proyectos, por ejemplo obtener información de lo planificado y ejecutado para evaluar las diferentes desviaciones y al mismo tiempo alimentar la información de los costos, de tal manera que al final de la cosecha puedas calcular el costo real del producto, desde que salió de un árbol hasta los suministros necesarios para la planificación de materiales, aspectos claves para la gestión de la producción.

El uso de la tecnología representa ahorros importantes para este sector, especialmente para las empresas agroexportadoras que necesitan integrar todas sus operaciones en una única plataforma tecnológica, con procesos homologados que aseguren el control de sus operaciones. Una compañía agroindustrial que está en crecimiento y maneja operaciones globales necesita plataformas inteligentes para su expansión, con la visión de estar preparados para crecer y llegar a más mercados en el mundo.

En la nueva normalidad la forma de trabajar cambió; hoy las operaciones en muchos casos son 100% remotas; entonces, ¿cuál es la clave para transitar a una transformación digital exitosa? La respuesta es adaptarse al cambio, migrar a nuevas formas de trabajo para transformar procesos de negocio y entender que la tecnología los ayudará a ser más eficientes y competitivos.

Tener total control sobre sus costos, tanto de la cosecha como de los productos terminados, es clave para la toma de decisiones; ya no funciona en este momento esperar un cierre contable para saber cuál fue la rentabilidad, lo que sí es imprescindible es proyectar su negocio a corto y mediano plazos y conocer en tiempo real cuáles son las variables que son sensibles para la obtención de los márgenes que estamos buscando. La tecnología está acompañando a las agroexportadoras a realizar esta gran transformación digital para beneficio del sector.

Por Juan Miguel Burmester, director de operaciones de Seidor.