Aunque este fin de semana se inició la vacunación contra el covid-19 a adolescentes de 12 a 17 años con comorbilidades priorizadas, son muchas las interrogantes que se plantean algunos padres de familia y los mismos menores al momento de recibir su dosis.

En ese sentido es importante diferenciar entre el temor al covid-19 y el temor a las agujas; por ello se debe empezar a preparar al menor en el tema de la prevención.

“Es importante hablarle al adolescente con la verdad para que esté enterado de lo importante que es vacunarse contra el covid-19 y cuáles son las consecuencias si en caso el menor no quisiera vacunarse. No podemos obligar al niño a que se vacune porque entraríamos en una situación complicada que no sería favorable para su salud mental; lo que se debe hacer en ese caso es ir preparándolo para el momento”, comenta Cecilia Portocarrero, psicóloga de Sisol Salud de la Municipalidad de Lima.

La especialista señala que, según la edad del menor, el padre y el terapeuta o psicólogo que atiende al joven deben plantear la estrategia que se llevará a cabo para que el progenitor lo acompañe durante todo el proceso. “Es necesario que se tenga una conversación previa, especialmente con los menores que tienen autismo o trastorno de déficit de atención e hiperactividad”, sostiene la especialista.

Portocarrero añade que no se debe generar miedo con frases como “Pórtate bien; si no, el doctor te va a poner una inyección”. Al contrario, el familiar debe ponerse como ejemplo y decir: “Yo ya me vacuné, tu abuelita también y no pasó nada; todos estamos bien”.