El servicio de internet móvil empezó a restablecerse en Cuba, después de tres días de interrupción tras las manifestaciones del domingo, pero era imposible acceder a las redes sociales y a las aplicaciones de mensajería instantánea con datos móviles.

El acceso a WhatsApp, Facebook y Twitter, por medio de las tecnologías 3G o 4G, seguía bloqueado, pero se podía entrar de manera inestable a la red. En la calle, la gente lograba conectarse intermitentemente.

Acusaciones

Las redes sociales jugaron un papel movilizador el domingo en las primeras protestas, y han difundido mucha información, una parte desmentida por los medios estatales en la isla.

“Las redes sociales son totalmente agresivas, llamando al asesinato, llamando al linchamiento, al atentado de personas y en particular de personas identificadas como revolucionarias”, señaló el presidente Miguel Díaz-Canel.

Añadió que “ese discurso que están tratando de montar [en las redes] de que el Gobierno cubano está reprimiendo… es una total mentira y una calumnia”, y las acusó que practicar el “terrorismo mediático”.

El martes, el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, acusó a Estados Unidos de llevar a cabo una campaña en Twitter, por medio de la etiqueta #SOSCuba, para incitar el malestar social en la isla.

Washington llamó al rápido restablecimiento de “todos los medios de comunicación, los digitales y los no digitales”.

La calma reinaba en las calles de La Habana, pero la presencia policial y militar fue reforzada considerablemente en torno al Capitolio, sede del Parlamento.

ONU pide respeto a derechos

La ONU se declaró preocupada por la muerte de un manifestante en Cuba, la primera víctima mortal que se conoce desde el estallido de las protestas en la isla.

La portavoz Florencia Soto reiteró que la ONU llama a que las protestas sean pacíficas y a que se respete el derecho de libertad de expresión y asamblea pacífica.

“Queremos asegurar que los derechos básicos de la gente se respeten y esa sigue siendo nuestra postura”, añadió.