La emergente estrella de Hollywood habla sobre la nueva película de Marvel Black Widow y su relación con la diva protagonista, Scarlett Johansson.

Florence Pugh es una de las actrices más aclamadas gracias a su paso por Marvel. Claro está, su carrera y vida personal son el foco mediático a sus cortos 25 años. La nominada al Óscar como mejor actriz de reparto (Mujercitas, 2020) es Yelena Belova en Black Widow, que hoy ve la luz en Disney Plus Premier Access.

“Yo pertenezco a una generación que creció con el Universo Cinematográfico de Marvel. Vi todas las películas, así que no me siento como una aficionada. Estas películas tienen algo mágico. Es un mundo serio sobre superhéroes que no están vestidos con trajes ridículos. Son personas que están luchando constantemente contra sus propios problemas. Eso fue algo que a mí personalmente me encantó de este papel”, dice Pugh.

Sobre su personaje, Yelena, señala que es “la molesta hermanita que dice todo lo que se le pasa por la cabeza. Cuando la conocemos, ella está descubriendo el mundo después de haber estado en la Habitación Roja durante mucho tiempo. Está dolida y complicada, y se porta mal”. Agrega: “No hay nada misterioso sobre ella. Está allí simplemente para hacer el trabajo encomendado. Creo que su relación con Natasha (Scarlett Johansson) es interesante porque están constantemente peleándose como se pelean los hermanos. Pero ella está también profundamente dolida. Tuvo una infancia muy confusa y creo que está constantemente buscando una manera de sanar”.

Cuando le preguntan cómo hicieron con Johansson para encontrar la relación entre estos personajes, cuenta que “Natasha y Yelena fueron separadas cuando eran niñas y tuvieron vidas diferentes. Tuvimos que determinar qué efecto tendría eso en su relación y qué harían al encontrarse años después. Son personas que fueron separadas a la fuerza y que probablemente tienen solo unos pocos recuerdos. La primera semana de rodaje filmamos una de las escenas de lucha más impresionantes, que transcurre en el refugio de Budapest. A los dos días de conocer a Scarlett, la estaba empujando violentamente contra el marco de la puerta y el mostrador de la cocina. Fue la mejor manera de conocer a alguien rápidamente: peleándome durante una semana”.

Hoy por Disney + Premier Access. Florence Pugh y Scarlett Johansson. Foto: difusión

La nueva estrella de Hollywood además afirma que fueron exigentes los aspectos físicos del papel. “Obviamente, este fue un trabajo muy activo y uno tiene que estar en buen estado físico. De niña, siempre estaba saltando de los árboles y peleándome con mi hermano, así que poder hacer eso en un trabajo fue increíble. Es muy divertido. Uno se prepara muy bien físicamente, no hay alternativa. Una de las cosas más geniales de este trabajo fue que al equipo de dobles de acción le encantó que yo quisiera hacer la mayor parte de las escenas, de modo que me enseñaron algunos de los mejores luchadores del mundo. Fue como un sueño lleno de acción. Yo estudié danza, y siempre supe que me gustaba el movimiento. Y, aparentemente, soy bastante buena para dar patadas. Siempre es lindo saber que uno es insólitamente bueno para algo que nunca hizo antes”.

Para muchos, Florence Pugh en su personaje se convertirá en la próxima Black Widow. Los fans se preguntan si eso será para la nueva entrega. “Me lo preguntaron muchas veces y francamente no sé la respuesta. Pero es bueno recordar que no hay una Black Widow, ni dos, hay muchas. Black Widow es una forma especial de estar entrenada”.

Además, señala que el misterio en relación a Black Widow se debe a que el tema central de la película es el viaje brutal de descubrir quién es uno. “La historia es sobre estar dañado y tratar de encontrar la manera de arreglarlo. Es sobre el dolor, sobre el abuso de poder”.