Sanguchería Manduca vuelve. Lo hace recargado y con mucha fuerza, pero también con algunas variaciones. La principal: el tamaño de sus sánguches, que en esta ocasión vienen en versión ‘mini’. Imagino que, como yo, muchos se preguntarán el ¿por qué? Conversamos con Carlos Testino, chef del concepto, quien nos contó que el formato de ‘sliders’ o ‘minis’ vino por el éxito que han tenido estas versiones en sus diferentes restaurantes.

“Tenemos años (al menos diez) trabajando con los ‘sliders’ y sánguches ‘minis’ en las cartas de bar de nuestros restaurantes y todos fueron ‘best sellers’ en ventas en su momento. Así que nos pareció un formato que iba a gustar a la gente, y así ha sido”, cuenta Testino.

La pandemia. Este ha sido el motivo de su relanzamiento. Ahora no necesita local con puerta a calle para hacerlo realidad, y el delivery funciona muy bien para los sánguches. “Si en su momento se da la oportunidad y el local nos convence, evaluaremos volver a tener un espacio, pero por ahora se mantendrá como dark kitchen porque funciona muy bien”, explica el chef.

LA CARTA. Son seis sánguches, que varían constantemente, ya sea por temporada o por disponibilidad de insumos. Esta la doble cheeseburger, hecha con bife angus ‘smash’, queso cheddar, cebollas asadas y salsa manduca. La clásica incluye un pedazo de bife angus ‘smash’, queso cheddar, mayonesa, lechuga y tomate. Mientras que la bacon brava incluye tocino crocante, salsa brava y papas nativas. En las opciones con pollo, está la chicken chili BBQ, pedazo de pollo jugoso y crocante, glaseado de ajíes, barbacoa, miel y coleslaw. La Porto burger, que es la versión veggie de la carta y finalmente el chicharrón nikkei, hecho con cochinillo confitado, laqueado nikkei, encurtidos y salsa pachikai. Los precios van desde S/ 13.90 a S/7.90.

Dentro de los acompañamientos, encontramos crujientes papas fritas y limonada Manduca, papas, onion rings rellenos de queso, yucas crocantes servidas con parmesano y tomillo y las croquetas de yuca rellenas de queso.

POSTREs. Guarde espacio para el postre, ya que ofrecen una red velvet chunck hecha con confitura de frambuesa, cremoso de queso, pecanas caramelizadas y arándanos deshidratados. Y el coffee quinua bar, hecho a base de un delicioso brownie de café y bourbon, marshmallows de algarrobina, quinua y kiwicha pop, chocolate al 60% y nibs de cacao.

Regresan. Manduca vuelve con sánguches desde 7.90 soles.

Una opción que contiene packs de seis burgers. Puede elegir preparar entre la cheeseburger o la clásica. Los panes también se venden por separado en packs de 6 y de 12.