“Europa no está lo suficientemente abierta a los países latinoamericanos”, dijo Francois Hollande, considerado el presidente francés más abocado a la región. “En un momento dado, pensamos que correspondía a los estadounidenses”.

El socialista Francois Hollande, expresidente francés que realizó varios viajes a Latinoamérica durante su mandato (2012-2017), reconoce que la izquierda de la región ha demostrado que “puede reconstituirse”, aunque lamenta que haya una falta de “grandes partidos” que la puedan estructurar.

“La izquierda latinoamericana puede reconstituirse. El problema es el mismo que en Europa, no hay más grandes partidos que estructuren a la izquierda. Actualmente hay muchas aventuras individuales, pero, en un contexto así, el campo del progresismo resulta mucho más frágil”, opina en una entrevista con EFE.

Hollande está considerado como el presidente francés que más miró a Latinoamérica, en comparación con sus antecesores y su sucesor, Emmanuel Macron.

Durante su mandato, el dirigente socialista realizó una decena de viajes oficiales a países como México, Cuba, Argentina, Colombia, Brasil y Chile, entre otros.

“Europa no está lo suficientemente abierta a los países latinoamericanos, exceptuando, claro, España y Portugal. Yo quise que Francia estuviese más presente”, analiza el exmandatario francés.

¿Por qué Europa no ha mirado con especial atención a Latinoamérica? “Porque, en un momento dado, pensamos que correspondía a los estadounidenses. Y también porque no es necesariamente una zona muy dinámica desde el punto de vista económico”, responde.

No obstante, cita a Brasil, Argentina, México “e incluso Venezuela” como los países que “pueden tener un desarrollo económico considerable”.

“Es absolutamente necesario que estemos junto a Latinoamérica”, concluye Hollande.
La realidad política en Francia

El expresidente, quien hoy dirige una fundación de carácter social, recibió a EFE en su despacho en la rue Rivoli, con vistas al jardín de las Tullerías y a las dos torres más emblemáticas de París: la de Eiffel y la de Montparnasse.

Hace cuatro años que Hollande, de 66 años, abandonó la presidencia para pasarle el testigo a Macron, al que había nombrado ministro de Economía en 2014.

¿Cómo ve a Macron? ¿Es posible ver a Marine Le Pen como presidenta de Francia en 2022? “Macron todavía no ha terminado su mandato, ya veremos si vuelve a ser candidato, aunque todo indica a que se prepara. El juego está muy abierto. La derecha todavía no ha escogido a su aspirante. Actualmente la izquierda no está solo dividida, no tiene a nadie que la represente”.

“Hay que avanzar con soluciones para que el partido de Le Pen se quede a su nivel, que es ya bastante alto, cerca del 20%, según los sondeos. Pero si los partidos siguen en vías de descomposición y la oferta política continúa poco atractiva, existe siempre el riesgo de que la ultraderecha gane”.