La seguridad en una empresa, a diferencia de lo que muchos podrían considerar, es una inversión necesaria y provechosa para la compañía. Incluso en tiempos de pandemia del COVID-19, esta traerá retornos para la empresa, pues un sistema y plan de seguridad adecuados pueden prevenir pérdidas, accidentes e incluso corregir problemas en los procesos de la compañía.

Lamentablemente, pese a su gran importancia, la seguridad es hoy uno de los últimos ítems a considerar en el presupuesto de una empresa. En especial en un año tan complicado como el que hemos tenido, las compañías vienen intentando reducir costos”, refiere Fiorella Campos, gerente de Tecnología y TI de G4S.

Invertir de manera correcta e inteligente en seguridad siempre traerá un retorno. Esto no significa que gastar más sea sinónimo de una mejor seguridad. Hay que encontrar un equilibrio y para lograrlo, lo mejor es acudir a una empresa de seguridad de buena reputación”, añade.

Estas son las principales ventajas a nivel financiero y logístico que una inversión adecuada en seguridad traerá para la empresa.

  • Un plan preventivo. El primer paso antes de pensar en instalar cámaras o un sistema de seguridad es realizar un estudio previo integral, con el fin de identificar los riesgos específicos de cada cliente y establecer recomendaciones para mitigarlos. Esto permitirá a la empresa conocer dónde están las fallas y corregirlas de manera preventiva. Al mismo tiempo, se podrá elaborar un protocolo ante cualquier eventualidad, lo cual reducirá futuros peligros y pérdidas. Esto se aplica tanto para un robo o un accidente, como un incendio o una inundación.
  • Tecnología para reducir costos. Todavía existe la creencia de que poner ás personal de seguridad en toda una planta es la única manera de mejorar la seguridad. Esto no es necesariamente cierto. Tampoco es suficiente contar con cámaras de seguridad y alguien que las monitoree.
  • Ahorro significativo. Una propuesta seria de seguridad tendrá en cuenta los costos y presupuestos de cada negocio, para que el sistema implementado tenga sentido a nivel financiero. Esto se traduce, a la larga, en un ahorro.
  • Menos errores humanos. Incluso si no existe malicia, también pueden existir problemas y pérdidas en los procesos -sobre todo a nivel industrial- a causa de errores humanos cometidos por trabajadores. Ya sea por un descuido o una falta de atención al protocolo establecido, contar con un sistema de cámaras de seguridad permitirá a la empresa monitorear de manera más cercana este tipo de incidentes y tomar las medidas correctivas correspondientes.

Hoy más que nunca la seguridad constituye una fuente de ventaja competitiva, capaz de marcar una diferencia vital entre una empresa y sus competidores. La seguridad, en la medida que se oriente consciente y sistemáticamente a proteger a las personas, a los bienes de la empresa, a los procesos, a los ambientes de trabajo y a la misión de la empresa en su conjunto, se transforma en una poderosa arma competitiva.