Ciudadela. La paulatina reactivación de pequeños empresarios en la Ciudad Imperial se ha fortalecido por la vacunación y, en gran medida, la respuesta del turista local. La tarea es de todos.

Las celebraciones por el mes jubilar del Cusco tendrán un cariz distinto este año. La fiesta del Inti Raymi, el 24 de junio, se realizará sin público a consecuencia de la pandemia, aunque será televisada. La Empresa Municipal de Festejos del Cusco (Emufec) no esperaba más de 25.000 visitantes y S/ 2 millones en ingresos para este temporada en caso se aprobara el evento con butacas, pero no se dio. En un año normal, en el mes de junio arribaban alrededor de 202.000 turistas para las fiestas del Cusco, y esto inyectaba S/ 72 millones a la economía local. Sin embargo, para los empresarios locales no todo está perdido, pues ha aparecido en el mapa un visitante cuyo protagonismo no debería ser inusual: el turista local.

“Cusco vivía, prácticamente, del turismo extranjero y receptivo. El 80% de nuestros visitantes eran extranjeros. Ahora ocurre lo contrario. El grueso de visitantes son los turistas nacionales y locales”, menciona Fredy Deza, gerente regional de Turismo del Cusco, quien con alegría nos cuenta que los hoteles grandes han empezado a llenarse en la Ciudad Imperial. Ellos esperan recibir a 470.000 turistas hasta fin de año.

Igualmente, Fernando Santoyo, presidente del directorio de Emufec, sostuvo que la realización del Inti Raymi, aunque a la distancia y con financiamiento únicamente privado, permitirá invitar al turismo extranjero volver a Machu Picchu, aunque vacunación mediante.

“El Inti Raymi nos permitirá reactivarnos y decirle al mundo que Cusco y su cultura todavía están vivos”, dice el dirigente.

Del Perú para peruanos

Los aviones este sábado comenzaron a llegar llenos al Cusco, tras una semana de incertidumbre electoral que afectó ligeramente el turismo en la ciudad imperial. Al restaurante café Huaran, cuyos balcones que dan a la plaza mayor son un atractivo, han llegado hasta diez turistas extranjeros en el lapso de dos horas, igual número de visitantes que en Lima. Antes de la pandemia, por estas fechas, su hospedaje alcanzaba las diez noches con un gasto promedio de US$ 932 per cápita (normalmente, los peruanos no llegan a la mitad), según datos de Promperú. Los australianos son los que más gastan, pero ahora mucho depende de los locales.

En efecto, de acuerdo a la ex gerenta municipal del Cusco, Serly Figueroa, la Ciudad Imperial espera una disminución de al menos el 87% de sus visitantes durante esta temporada jubilar.

“Emufec, que realiza el Inti Raymi, no recibe transferencia de fondos; se autofinancia. Gracias al mes jubilar podía realizar eventos el resto del año y pagar a sus trabajadores. Eso nos preocupa, sin butacas no tendrán ingresos, y se pone en riesgo a una empresa municipal responsable de poner en valor todas las actividades culturales hasta fin de año”, advierte.

No obstante, rescata que, a diferencia del 2020, su turismo avanza a paso firme hacia su reactivación total, gracias por estos días al aporte de visitantes peruanos e incluso cuzqueños hacia sus sitios arqueológicos.

En efecto, la Sociedad de Hoteles del Perú (SHP) ha calculado que la ocupación hotelera entre los meses de abril a junio sea de 35%, cuando en el primer trimestre solo fue de 20%. Esto obedece, como señala la abogada cuzqueña Ana Cecilia Lucana, a que la población imperial recibe con los brazos abiertos a todo peruano, aún cuando algunas voces intenten desalentarlos tras la temporada electoral. Empero, incide en otras tareas pendientes, como anexar el sector con la actividad extractiva, más allá del alivio de aforo.

“Nosotros tenemos provincias en el ranking con mayor índice de canon, pero también con más corrupción, lo cual ahonda el problema de la pandemia. Si bien se han tenido ingresos por actividad turística y minería, no hemos tenido una ejecución que se traduzca en servicios públicos de calidad u obras en favor de visitantes y residentes”, apunta a futuro.

Junio será crucial para afianzar la reactivación turística en el Cusco. La Cumbre por la Descentralización que se desarrollará en la Ciudad Imperial el miércoles 23 será aprovechada para lanzar una campaña de visita a la capital inka ante los gobernadores de todo el país. Será una oportunidad jubilar.

Cusco vuelve a los ojos del mundo

La ejecución del presupuesto de la Ciudad Imperial en promoción del turismo, por cada 100.000 habitantes, era de S/ 2,1 millones antes de la pandemia.

Cusco es la segunda región del Perú con mayor dispersión de atractivos, de acuerdo al informe de desempeño y competitividad turística de Comex.

En 2020, se canceló por única vez el Inti Raymi desde su reinstauración en 1944. Solo tuvo una pausa en 2016 por la huelga docente.

Comercio. Hasta el más pequeño artesano se ve beneficiado. Foto: difusión

Comercio. Hasta el más pequeño artesano se ve beneficiado. Foto: difusión

Reacciones

Ana Contreras, comerciante de San Blas

“Lo que queremos es trabajo. Ahorita todavía es poco lo que recibimos, pues Cusco vive del turismo”.

William Morales, artesano Emufec

“Gracias a la artesanía compré mi casita, eduqué a mis cuatro hijos, pero ahora que no hay turismo vendo de todo: tablas de picar, barbijos, reproductores. Lo que haya. Así estamos sobreviviendo”.