Según informa el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se han documentado diversas variantes del virus que causa el Covid-19 a nivel mundial durante esta pandemia. Esto se debe, tal y como detalla el organismo, a que el virus que causa la enfermedad es un tipo de coronavirus (nombre que recibe debido a los picos en forma de corona que se encuentran en la superficie).

Desde su aparición, los científicos monitorean los cientos de cambios del virus -incluidos los de su superficie- a través de análisis genéticos que ayuden a entender cómo evoluciona y cómo puede incidir en la forma en la que se propaga y contagia a la población. Tras estos análisis, en estos momentos en el mundo hay tres tipos de variantes diferentes del Covid-19 en circulación que son potencialmente más peligrosas que el resto de cepas, explica el CDC.

La primera de ella es la cepa de Reino Unido, una variante llamada B.1.1.7 que experimentó una gran cantidad de mutaciones en el otoño de 2020. A diferencia de las otras variantes, ésta se caracteriza por su rápida y fácil propagación. De hecho, a España llegó por primera vez a finales de 2020 y tal es su expansión, que el Ministerio de Sanidad asegura que será mayoritaria en el mes de marzo.

Asimismo, en el mes de enero de 2021, la comunidad científica informó que la cepa británica está asociada a un mayor riesgo de muerte, en comparación con las otras variantes.

¿Cuáles son las otras dos cepas detectadas del Covid-19?

La segunda es la cepa sudafricana, o también conocida como B.1.351. Esta variante fue detectada originalmente en octubre de 2020 y comparte algunas mutaciones con la B.1.1.7. En España, el primer caso diagnosticado de esta cepa se produjo el pasado 28 de enero, en Vigo, en un hombre de 30 años, vinculado a la industria del naval y que había viajado a Sudáfrica por motivos laborales. A su regreso del viaje refirió síntomas compatibles con el virus pero no requirió hospitalización, informó en su momento el Servizo Galego de Saúde (Sergas).

Finalmente, la tercera, es la cepa brasileña, una variante llamada P.1, que se identificó por primera vez en viajeros provenientes de Brasil sometidos a pruebas de detección del Covid-19 rutinarias en el aeropuerto de Japón. Según informa el CDC, esta variante “contiene un juego de mutaciones adicionales que podrían afectar su capacidad de ser reconocida por los anticuerpos”. Tal es así, que España ya ha anunciado que prohíbe los vuelos procedentes de Sudáfrica y Brasil para detener la expansión de estas cepas en concreto.