Después de un mes devastador de pandemia de coronavirus, el Perú inicia mayo con la consolidación de la curva de mortalidad hacia abajo aunque el riesgo de un nuevo repunte persiste, más aún, con la llegada de celebraciones como el Día de la Madre.

Así lo advirtió el médico epidemiólogo Antonio Quispe, quien subrayó que la disminución de decesos por toda causa, que muestra el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef), se está dando a nivel país, con especial notoriedad en Lima Metropolitana y Callao, como consecuencia de la vacunación a los adultos mayores de 80 años y el uso de doble mascarilla o KN95.

No obstante, mencionó que “sería un gravísimo error que, cuando estamos doblando por fin la segunda ola, el gobierno levante todas las restricciones, cantemos victoria antes de tiempo, y cometamos el mismo error de Chile”.

Precisó que la tendencia de reducción de la mortalidad es clara, pues de 1200 personas que fallecían a diario en promedio, ahora el Sinadef contabiliza 1000 decesos.

“No bajen la guardia. Este domingo, Día de la Madre, si la quieres, no la visites; la gran mayoría de madres no está vacunada, las abuelas sí”, apuntó.

A su vez, el analista de datos Rodrigo Parra precisó que ya van casi tres semanas consecutivas de descenso en la mortalidad a nivel nacional. En tanto, Lima Metropolitana se ubica debajo del pico de la primera ola y llegando a la cuarta semana de caída de los decesos.