El país sufre los estragos de la segunda ola de la COVID-19. Los hospitales están colapsados y es muy difícil encontrar sala con camas UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) disponibles. A ello, se suma la llegada de la variante brasileña del virus, detectada a mediados de enero en la ciudad de Manaos, Brasil, cuya característica es ser doblemente contagiosa.

Ica es una de las regiones más golpeadas por este tsunami sanitario y la lucha por vencer la enfermedad no tiene descanso. En esa línea y tratando también de impulsar la reactivación económica, recientemente el Gobierno envió más de 15 mil vacunas a la región.

A este esfuerzo, se suma Camisea, con una donación de 2,000
pruebas de hisopado nasofaríngeo, necesarias para descartar el contagio por coronavirus, en beneficio de las poblaciones más vulnerables de los distritos de Pisco, San Andrés y Paracas.

✓ APOYO CONSTANTE

En esta batalla contra la pandemia, la prevención es una de las armas más importantes. Por eso, desde que empezó la emergencia, Camisea se organizó con las autoridades de Pisco para brindar apoyo a sectores sensibles, que recibieron más de

S/ 1.6 millones para la compra de diversos elementos sanitarios o relacionados, como material de bioseguridad para el personal de salud, medicinas, víveres y equipos médicos para el Hospital de San Juan Bautista.

A ello, hay que agregar apoyo logístico en las campañas de tamizaje en diversos centros clínicos. Todo este trabajo comenzó en marzo de 2020 e impactó positivamente en más de 166 mil vecinos de nuestra ciudad.

Camisea también apoyó la campaña de limpieza y desinfección realizada por la Municipalidad de
San Andrés, en el marco del proyecto “Fortalecimiento de Sistema de Gestión de Manejo de los Residuos Sólidos Municipales para contener
la COVID-19”, en la que invirtió
S/ 153,780 y benefició a 12 mil vecinos.

De esta manera, Camisea participa directamente en la lucha contra el coronavirus desde distintos ejes, siempre impulsando el desarrollo de Pisco.