Nicolás Castillo Arévalo

Los indicadores adelantados de la economía sugieren que para diciembre la producción nacional habría acelerado su recuperación, con lo que habría caído en alrededor del 1,2%, una cifra comparativamente mejor frente al -2,81% alcanzado en noviembre, según el Índice Mensual Económico de El Comercio (Imeco).

Con dichos resultados, el producto bruto interno (PBI) en el 2020 habría caído en la vecindad del 11,36%, su primera caída en 22 años y la más alta desde la crisis de la hiperinflación, en 1989.

No obstante, la contracción es menor frente al -11,5% y -11,6% que esperaban las autoridades.

En diciembre, el sector construcción se mantuvo imparable. El consumo local de cemento aumentó en 21,5%, su mayor avance en el año, por lo que el sector construcción habría crecido en alrededor del 19%.

Luis Fernando Alegría, analista senior de macroeconomía y estrategia de Seminario SAB, destacó que la construcción fue el sector que rebotó más rápido desde que término la cuarentena estricta que duró tres meses y medio.

“Ya se está sumando a la construcción este ‘push’ fiscal de mayor ejecución de obras públicas. Pero sigue predominando la autoconstrucción por la disponibilidad de ahorros de los hogares”, dijo Henry Bances, economista de Macroconsult.

También despuntó el sector pesquero, cuya producción creció en 108,6%, por un efecto estadístico. No obstante, se contrajeron los sectores agropecuario (-2,4%) y minero (-3,7%).

En diciembre del 2020, la economía habría caído en -1,2%En diciembre del 2020, la economía habría caído en -1,2%

EN EL AÑO

En el 2020, las medidas sanitarias dictadas para contener el coronavirus paralizaron hasta en un 65% la economía, lo que provocó que la mayoría de sectores se contrajeran.

El sector construcción cayó en el año en alrededor del 15%, la minería en 13% y la producción de electricidad en 7%, pero resaltó el crecimiento del sector agropecuario en 1,3% y pesca en 2,1%. Christian Garay, director general de Seguimiento y Evaluación de Políticas del Ministerio de Agricultura (Midagri), manifestó que el sector fue afectado por el desempeño de la segunda campaña agrícola, en el segundo semestre y la menor demanda de productos pecuarios.

Hugo Perea, economista jefe del BBVA Researh, subrayó que la caída del año pudo ser peor, pero se evitó con el estímulo monetario del Banco Central y la postura expansiva de la política fiscal, así como la resiliencia del sector privado, que pudo resistir un choque de esa magnitud.