Tras el anuncio del Ejecutivo de la suspensión por un mes del  pago del Impuesto General a las Ventas (IGV), del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) y del Impuesto a la Renta (IR) por un mes en las regiones de riesgo “extremo”, la Cámara de Comercio de Lima (CCL) sostuvo que es una gran medida de apoyo para las empresas y ciudadanos ante el nuevo confinamiento.

“Esto es muy beneficioso para dar liquidez porque muchos no tienen cómo afrontar estos pagos”, dijo Peter Anders, presidente de la CCL, quien agregó que la Sunat va a realizar un balance de quiénes están en pérdidas para que obtengan este beneficio. “Los más afectados son los sectores de restaurantes, hotelería, turismo, entre otros”, manifestó a Correo.

Anders también indicó que pidieron al Ejecutivo que las empresas tengan un plazo de 24 meses más para su primer pago de Reactiva Perú.

OTRAS MEDIDAS. El tributarista Luis García Romero, socio del Estudio Muñiz, expresó que el apoyo debería ser para todas las empresas, pero quedaría corto si se prolonga la cuarentena.

Añadió que debe darse una prórroga para la elaboración de las declaraciones juradas. “Muchas de las documentaciones son físicas y no todo el personal de contabilidad tiene el sistema de la compañía en sus hogares”, comentó.