Aquí te contamos la historia de la fritanga que para muchos es un manjar digno de reyes, además, te explicamos el por qué de las grandes porciones de este plato típico.

Para el chef, Jorge Martínez es una herencia de nuestros indígenas y la amalgama que se hizo con los españoles.

“Ellos trajeron los animales y embutidos, más lo que teníamos y podíamos ir incorporando se convirtió en lo que es ahorita el piqueteadero, formada por las carnes, generalmente se usa carne de res, de cerdo y la gallina, pero adicional a eso vienen los acompañamientos como las papas, los plátanos, las yucas y el ingrediente más importante es la tradición y el amor que se tiene por estos productos maravillosos”.

La responsabilidad social de las fritanguerias en el país hace que sea un renglón muy importante en la industria de los restaurantes, ya que se aprovecha en un gran porcentaje un animal.

“Desde la trompita del cerdo, hasta la colita, que se pueden utilizar en otras preparaciones”.

Muchos lugares mejoran la calidad, hirviendo los alimentos para que sea más saludable, aunque las porciones son grandes, ya que para el chef Jorge Martínez venimos de una cultura que gastaba mucha energía en el campo y se consumía bastante, entonces la descarga calórica era alta.

“La fritanga no solo es comida, es historia, es amor, nos lleva a recordar momentos especiales en nuestra vida, como ese contacto que tenemos con los ancestros y los mayores”.

El chef Martínez invita a los ciudadanos a ir a los piqueteaderos porque tiene raíces colombianas y es un producto gastronómico delicioso.