La ciudad boliviana de Cochabamba es la primera de las mayores ciudades del país que aplica el primero de tres confinamientos con la mira en reducir los contagios en la segunda ola del covid-19.

Las principales calles de la ciudad de más de 700,000 habitantes en el centro del país se mostraron con menos actividad de la habitual tras la disposición de la alcaldía que fijó la prohibición de tránsito de vehículos, personas, actividades comerciales y eventos públicos una vez por semana, los domingos, por lo que resta del mes.

“Estamos viendo que hay conciencia de verdad” y que “la gente está consciente de que debe prevalecer la salud”, manifestó el alcalde interino de Cochabamba, Iván Tellería.La autoridad precisó que “todas” las unidades del municipio son las que ejercen el control de la circulación, a excepción de la Policía y el Ejército, dependientes del Gobierno central que se ha mostrado contrario a dictar cuarentenas.