Indecopi entregó 96 registros a pueblo awajún.

El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) entregó 96 registros de conocimientos colectivos a la Comunidad Nativa Alto Mayo, perteneciente al pueblo indígena awajún.

Con estos registros, el Estado protege los conocimientos que esta comunidad mantiene sobre los usos de los recursos que existen en la naturaleza, es decir, de las plantas y animales.

Como su nombre lo indica, los conocimientos colectivos pueden pertenecer a uno o varios pueblos indígenas.

Son acumulados y transmitidos de generación en generación y están referidos a usos, características y propiedades de los recursos biológicos.

El Indecopi, en coordinación con otras entidades y organismos, los ha registrado para su protección y así también contribuir a su preservación.

Medicinales y algo más

Los conocimientos registrados en esta oportunidad son:

– Medicinales, como cicatrizantes, analgésicos, contra infecciones, para la fertilidad, digestivos, entre otros.

– Cosméticos, como tratamientos contra el acné, caída de cabello, tratamiento del cabello, entre otros.

– Alimenticios, como energizantes, etcétera.

– Mágico -religioso, como para aliviar el susto en los niños, tener visiones que permitan identificar las enfermedades o cualquier otro tema que le interese a la persona, etcétera.

Tutela estatal

Los conocimientos colectivos son protegidos por el Estado peruano desde agosto del 2002, tras promulgarse la Ley N° 27811, que establece un régimen específico de propiedad intelectual para la protección de los conocimientos colectivos de los pueblos indígenas, vinculados con los recursos biológicos.

El Indecopi, por medio de la Dirección de Invenciones y Nuevas Tecnologías, es la autoridad nacional competente en esta materia.

La ley también establece que el acceso a los conocimientos colectivos por parte de terceros se debe efectuar con el consentimiento informado previo a la comunidad, ya sea con fines de aplicación científica, comercial o industrial, en la medida en que estos conocimientos no se encuentren en el dominio público. Asimismo, establece la obligatoriedad de suscribir el contrato de licencia de uso si el acceso al conocimiento colectivo es con fines comerciales e industriales. En el contrato se establecerán los beneficios que recibirá el pueblo indígena.

En San Martín

La Dirección de Signos Distintivos del Indecopi otorgó 30 registros de marcas colectivas a ocho asociaciones de artesanos, productores y agricultores de la región San Martín, con las que distinguirán el origen, material, técnicas ancestrales de elaboración u otras características comunes de sus productos y servicios, emprendiendo nuevos retos en el mercado nacional e internacional, e impulsando la reactivación de su economía.

Esta es una muestra del trabajo efectuado por la institución que impulsó en el 2017 y el 2018 dos decretos supremos, el D. S. 086-2017/PCM y el D. S. N°092-2018/PCM, para promover el registro de marcas colectivas.

La presidenta del Indecopi, Hania Pérez de Cuéllar, explicó que, en general, hasta antes de tales disposiciones, entre 1993 y el 2017 solo se registraron 236 marcas colectivas.

“Sin embargo, entre el 2017 y el 2019 hay 4,891 registros de marcas colectivas solicitados, lo que representa un incremento de 1,972%”, precisó.