Año 1998. Isabel es una estudiante de periodismo que se ve obligada a realizar sus prácticas en el diario de un pequeño pueblo costero gallego. Al llegar, quiere ponerse manos a la obra lo antes posible y comenzar a investigar para así demostrar todo lo que ha aprendido y convertirse en una auténtica periodista. Desafortunadamente, la labor de Isabel consiste en escribir las esquelas que llegan a la redacción. A pesar de lo tediosa que parece ser la tarea, la joven descubre unas esquelas que, más que el anuncio de una muerte, parecen un mensaje de amor. Siempre enviadas en la misma fecha y siempre dedicadas a una tal Lucía.

Isabel decide entonces embarcarse en un viaje por descubrir qué hay detrás de esta curiosa historia. Así, la protagonista viajará, a través de su investigación, al verano de 1958 en Jerez de la Frontera. Allí, entre los viñedos, se fraguó un triángulo amoroso formado por Lucía, su prometido Hernán y Gonzalo, un arquitecto amigo del futuro esposo de la protagonista que tiene la tarea de construir una bodega para la pareja.

Esta película, basada en hechos reales, está dirigida por Carlos Sedes.