Exactamente en una semana, el 30 de setiembre, vence el plazo para que los aspirantes a la presidencia de la República puedan inscribirse en una organización política, requisito imprescindible para participar en las elecciones internas de los partidos y, de terminar elegidos, tentar luego el anhelado sillón de Pizarro.

Si bien se han insinuado y confirmado algunas candidaturas, otros posibles postulantes prefieren manifestar que aún “evalúan” la posibilidad. Algunos de estos últimos, con “conversaciones” ya avanzadas, se apresuran a inscribirse con miras al proceso del 2021, cuyos motores empiezan a calentarse.

REVELACIONES. Ayer, precisamente, el empresario Roque Benavides confirmó su inscripción en el APRA. Aunque evitó responder si tal militancia tiene como fin el sillón presidencial, en el partido de la estrella fue bien recibido.

Al respecto, el excongresista Jorge del Castillo destacó que el hombre de negocios, desde su juventud, tiene afinidad con el partido. “Veo su afiliación al Apra como algo natural y le doy la bienvenida”, agregó.

En diálogo con Correo, precisó que en diciembre se realizarán las elecciones internas y será una decisión personal de Benavides presentarse como uno de los precandidatos.

“Si él postula, en buena hora. Es una persona de prestigio, gremial, y creo que a un sector del APRA le caería en simpatía”, adelantó.

No obstante, advirtió que si Benavides se presenta como precandidato, el solo anuncio despertará la reacción de los que no lo quieren a él ni al partido de la estrella.

“El Perú espera que quien asuma la presidencia se concentre en una reactivación económica para generar empleo para la gente”, apuntó.

“EL TREN”. Otro de los nombres que ha sonado con fuerza en los últimos días es del economista Hernando de Soto, que todavía define si irá Avanza País o en una alianza entre dicha organización y el Partido Popular Cristiano (PPC).

Fuentes de Avanza País -cuyo símbolo es un tren- afirmaron a Correo que han tenido conversaciones con De Soto y que “sería un honor” contar con una persona de su talla.

La misma percepción tienen del empresario Carlos Añaños, otra de sus posibilidades.

“Si se suma al proyecto para nosotros sería fabuloso”, afirmaron.

Por otro lado, este diario conoció que ayer por la tarde Avanza País y el PPC sostuvieron un encuentro y negocian una posible alianza electoral, pues quieren a Hernando de Soto a la cabeza, pero que Marisol Pérez Tello integre también la plancha presidencial.

Aunque el Partido Popular Cristiano todavía evalúa asociarse con alguna organización política, de no llegar a un acuerdo iría con un candidato propio: Alberto Beingolea, quien figura en las encuestas.

A Carlos Neuhaus, exorganizador de los Juegos Panamericanos y ahora vocero del Comando Vacuna, se le ofreció la posibilidad de ser la cabeza de plancha del PPC, pero este  ha descartado tal posibilidad.

Otras fuentes refirieron a Correo que De Soto ha dialogado con Rafael López Aliaga, secretario general de Solidaridad Nacional (SN) para ser el candidato a la presidencia del partido del sol, pero no se llegó a un acuerdo.

Por ese motivo, López Aliaga optaría por postular a la presidencia él mismo por SN, que pasaría a llamarse Renovación Popular.

En la plancha lo acompañarían la excandidata al Congreso Beatriz Mejía -quien ya renunció a Avanza País- y el almirante Jorge Montoya.

MÁS CARTAS. Otras fuentes aseguraron que el alcalde de La Victoria, George Forsyth -quien lidera la intención de voto con un 23%- ya cerró un trato con Restauración Nacional.

Dicho acuerdo, además de permitirle “manejar” el partido, por lo que podrá tener un buen número de postulantes al Legislativo, establece el cambio del nombre de la organización, que se llamaría Victoria Nacional.

En esa línea, su inscripción a lo que aún es Restauración Nacional se conocería en breve.

Lo mismo se espera del congresista Daniel Urresti (Podemos Perú), quien daría un “anuncio importante” este fin de semana.

Por su parte, Verónika Mendoza, quien ya en el 2016 tentó el sillón de Pizarro, participaría en la contienda electoral del próximo año gracias a una alianza entre su movimiento Nuevo Perú (NP), el que carece de inscripción, y el partido con Juntos por el Perú (JPP).

Tal sociedad se anunció, incluso, en noviembre del año pasado, como una coalición de la izquierda con miras a las elecciones generales del próximo año.

Entre estas movidas, Keiko fujimori no perdería el paso. Hace unos días, Fuerza Popular designó a los miembros de su Comité Ejecutivo Nacional (CEN) para el periodo 2020-2024. La excongresista, como todos esperaban, se mantuvo como presidenta.

La reafirmación de su liderazgo no hace otra cosa que proyectarla como la próxima candidata del fujimorismo, a pesar de que en el 2016 ella misma aseguró que en el 2021 no habría ningún postulante a la presidencia de apellido Fujimori en el partido “naranja”.

Por su parte, Julio Guzmán, líder del Partido Morado -con representación en el Parlamento- continúa activo en las redes sociales y no ha descartado postularse, a pesar de que en enero pasado un  escándalo sacudió su imagen.

En dicho mes se difundieron la imágenes del excandidato presidencial huyendo a paso ligero de un edificio en Miraflores. En ese momento, en uno de los departamentos del inmueble -en el que precisamente había estado Guzmán con una allegada suya- se desató un incendio. El incidente aún le pasa factura al líder “morado”.

Para cerrar la lista, y tal como este diario lo informó ayer, dirigentes de Alianza para el Progreso (APP) lanzaron también la postulación de César Acuña a la presidencia de la República.

APP, no obstante, también dialogó con el PPC para aliarse con miras al 2021, pero las conversaciones fracasaron.