Nueva York, Estados Unidos


AFP

Las potencias mundiales deben unirse ante el cambio climático y orientar sus economías hacia un futuro verde o de lo contrario “estaremos perdidos”, advirtió el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, asegurando que la pandemia ilustró los riesgos de la descoordinación.

“El fracaso a la hora de contener la propagación del virus, debido a que no hubo una coordinación internacional suficiente (…), debe hacer comprender a los países que necesitan cambiar de rumbo”, indicó Guterres.

Clima

“Deben actuar juntos ante la amenaza climática que es mucho mayor que la de la pandemia, puesto que es una amenaza existencial para nuestro planeta y nuestras vidas”, añadió el portugués, en una serie de entrevistas concedidas y otros miembros de la alianza Covering Climate Now, cuyo objetivo es reforzar la cobertura de las cuestiones climáticas.

“O nos unimos o estamos perdidos”, agregó Guterres, antes de la apertura de la Asamblea General de la ONU el 21 de setiembre.

Sin embargo, la pandemia quitó protagonismo a la lucha contra la emergencia climática, ya debilitada por la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París y por las reticencias de países clave, como Brasil.

Además, la COP26, prevista este año en Escocia, fue aplazada al 2021 debido al covid-19, enterrando las esperanzas de lograr en lo inmediato un impulso internacional para reducir las emisiones de CO2 y contener el aumento de la temperatura a menos de 2ºC respecto a la era preindustrial.

“Nunca hemos sido tan frágiles como ahora, nunca hemos necesitado tanta humildad, unidad y solidaridad”, dijo Guterres, lamentando el auge de fenómenos en la dirección opuesta, como “las manifestaciones irracionales de xenofobia” y el nacionalismo.

Los últimos cinco años fueron los más cálidos jamás registrados y causaron eventos meteorológicos extremos y el deshielo de los casquetes glaciares a un ritmo que, según los científicos, provocará un alza devastadora del nivel del mar.

“Las expectativas que tenemos sobre los próximos cinco años en cuanto a tormentas, sequías y otros impactos dramáticos en las condiciones de vida de mucha gente en el mundo son absolutamente terribles”, señaló el secretario general de la ONU.

“Es hora de despertar”, conminó, señalando especialmente a los seis mayores contaminantes del mundo: China, Estados Unidos, Europa, Rusia, India y Japón.